Versículos para los Buenos Días

Cada día nuestro Padre Celestial nos da sus ricas bendiciones para estar agradecidos y muy felices. Cada nuevo amanecer nos da motivos para alabar a Dios y esforzarnos por vivir vidas que le agraden. Debemos estar agradecidos por cada día de vida que Dios nos concede, reflexionando en ello y pensando siempre que es una gran bendición de nuestro Eterno Creador. Debemos comenzar cada día consagrándolo y dejando todo en manos del Padre Celestial.

Debemos tener esperanza en el corazón

En Isa√≠as 33:2 se nos explica claramente que debemos tener esperanza. Se nos recuerda que debemos pedir misericordia, que Dios es nuestra esperanza  y que √Čl mismo sea nuestro brazo  y nuestra salvaci√≥n en tiempos de tribulaci√≥n. Debemos esperar  siempre en Dios todas las cosas para que el proceso de espera se agradable.

Esperamos amor de parte de Dios

El amor de Dios es uno de los b√°lsamos m√°s importantes para el alma. Aun cuando no podamos ver a Dios podemos sentir su influencia amorosa cada d√≠a. Por ello, en Salmos 90:14 se nos dice que, por la ma√Īana, podemos saciarnos con la misericordia del Se√Īor y podremos cantar con gozo y nos regocijaremos todos nuestros d√≠as.

Al recibir el amor de Dios en nuestro diario vivir podemos sentirnos protegidos y llenos de su bondad infinita que nos acompa√Īa siempre.

Dios nunca nos deja solos

El Salmo 17:15 dice en cuanto a m√≠, ver√© tu rostro en justicia, estar√© satisfecho cuando despierte a tu semejanza. Cada d√≠a recibimos no solo la compa√Ī√≠a divina de Dios, sino tambi√©n su amor incondicional que nos alienta a seguir adelante en cada amanecer.  Recibir el amor de Dios y su compa√Ī√≠a no tiene precio, pero debemos ser dignos siempre de recibirlo todos los d√≠as mediante nuestras buenas acciones.

Dios es fiel

La fidelidad de Dios es infinita, no existe una manera de comparar su fidelidad con la de alguien m√°s. Cada d√≠a podemos darnos cuenta de su fidelidad al mantenernos con bienestar y salud para continuar cada d√≠a. Es as√≠ como de manera  clara se nos ense√Īa en Lamentaciones 3:22-24 en cuanto a este tema. Por la misericordia de Jehov√°, no hemos sido consumidos, porque nunca terminan sus misericordias. Nuevas son cada ma√Īana, grande es su fidelidad. Mi porci√≥n es Jehov√°, dijo mi alma, por tanto en √Čl esperar√©. Dios es fiel y siempre debemos esperar el cumplimiento de sus promesas cada d√≠a.

Amar a sus creaciones

Debemos dar gracias infinitas a nuestro Creador por todo lo que ha hecho por nosotros. Por la belleza de cada amanecer, por la luz de sol que nos calienta y nos fortalece. La belleza de sus creaciones son gotas de felicidad para cada d√≠a admirar. Todo fue hecho en su justa medida y as√≠ √Čl lo decidi√≥, todo lo que ha creado es bueno y nos hace felices en cada momento. En G√©nesis 1:4-5 Dios consider√≥ que la luz era buena y la separ√≥ de las tinieblas. A la luz llam√≥ d√≠a y a las tinieblas noche. Todo esto fue creado el primer d√≠a y se regocij√≥ en ello.

Debemos cuidar nuestra alma

Para el Se√Īor todos sus hijos son preciosos, por tanto cada alma para √Čl es preciosa y muy amada. Su invitaci√≥n es a que estemos siempre en constante renovaci√≥n, que nos sintamos alegres cada d√≠a que comienza, porque siempre es una nueva oportunidad que se nos presenta. Tal como lo dice Salmos 57:8, despierta gloria m√≠a; despertad, salterio y arpa, me levantar√© al romper el alba. Estar felices nos hace sentir bien y despertarnos alegremente en cada amanecer nos nutre el alma.

Ser agradecidos con Dios y hacerlo saber a los dem√°s

Cada d√≠a cuando amanece, es un momento de regocijo para sentirse bien y empezar con mucha energ√≠a. Debemos agradecer a Dios por todo lo que nos concede y otorga cada d√≠a. Compartir ese  gozo con otros nos hace ser dadivosos y gentiles con otras personas al hacerles llegar el amor de nuestro Dios por las buenas cosas que ha hecho por nosotros. Tal como lo dice Salmos 92:1-2, bueno es dar gracias a Jehov√° y cantar alabanzas a su nombre, oh Alt√≠simo; anunciar por la ma√Īana su misericordia, y su fidelidad por las noches.

Nuestra confianza siempre en Dios

Confiar en Dios es la medicina m√°s efectiva que podemos tomar cada d√≠a que nos levantamos. Su infinita gracia nos hace tener la seguridad de estar bien si estamos haciendo todo bien. Por las ma√Īanas, que nuestro coraz√≥n rebose de gratitud y confianza para empezar el d√≠a con buen pie. En Salmos 143:8 se nos hace una categ√≥rica reflexi√≥n al decirnos que nos haga podemos o√≠r por la ma√Īana su misericordia porque en √Čl confiamos, que se nos haga saber el camino por donde andar, porque a √Čl elevamos nuestra alma. Que cada d√≠a confiemos en el Se√Īor.

Orar a Dios y tener la certeza de ser escuchados

En el Salmo 5:3 habla acerca de que por la ma√Īana Jehov√° oir√° nuestra voz y de ma√Īana nos presentaremos a √Čl y esperaremos. Nuestra satisfacci√≥n diaria debe ser levantarnos y dirigirnos a Dios en oraci√≥n para empezar el d√≠a sintiendo que somos escuchados. El due√Īo de esta tierra, de este mundo, nos ayudar√° y seremos bendecidos mediante su gracia y sagrada voluntad.

Quien sirve al prójimo sirve a Dios

Hay que procurar servir a los dem√°s, ya que en el servicio podemos encontrar gozo al ayudar a otros que lo necesitan. Si el servicio a los dem√°s es un ejercicio diario alimentaremos el alma y fortaleceremos nuestra relaci√≥n con los dem√°s. Debemos procurar servir a los dem√°s para que otros tambi√©n puedan sentir alegr√≠a al ayudarnos a nosotros. Proverbios 31:15 dice que si nos levantamos a√ļn de noche podemos dar comida a nuestra familia y tarea a nuestras criadas. Podemos servir desde las tempranas horas de la ma√Īana con alegr√≠a y buen √°nimo.

Trabaja con fuerza y √°nimo

Al levantarnos cada d√≠a cultivemos el esp√≠ritu de lucha diaria para enfrentar los retos con energ√≠a positiva y de la mano de Dios. Nuestras responsabilidades debemos cumplirlas a cabalidad para que el gozo al final de la jornada sea grande y meritorio. Aprovechar el d√≠a con el mayor tes√≥n es la clave para tener √©xito,  siempre pidamos a Dios que nos ayude a aprovechar el tiempo y que el d√≠a sea victorioso. En Eclesiast√©s 11:6 se nos invita a aprovechar al m√°ximo las horas del d√≠a cuando se nos dice que procuremos sembrar nuestra semilla en la ma√Īana y al atardecer no dejar reposar nuestras manos, porque no sabemos qu√© es lo mejor, si esto o lo otro, o si ambas cosas son igualmente buenas.