Versículos de Fortaleza Espiritual

Existen situaciones en la vida en las que todos nos hacemos preguntas. Experimentamos sentimientos encontrados y creemos que no podemos continuar. Pero a través de la biblia podremos encontrar ánimo para seguir adelante a pesar de las vicisitudes que enfrentamos en nuestro camino diario. A continuación compartiremos algunos pasajes de las escrituras que pueden ayudarnos a sobrellevar las cargas del día a día. Meditemos en estos versículos y dejemos que Dios obre en nuestra vida. Siempre recordemos, que nunca estaremos solo.

Nunca sintamos temor

‚ÄúNo temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te fortalezco; siempre te ayudar√©; siempre te sustentar√© con la diestra de mi justicia‚ÄĚ. (Isa√≠as 41:10)

Es reconfortante saber que el Se√Īor nunca nos abandona. No sintamos temor ni angustia, Dios siempre nos acompa√Īa, nos da la fortaleza que necesitamos y nos brinda toda su divina ayuda. Si ponemos nuestra confianza en √Čl, nos sostendr√° y obtendremos la victoria.

Dios nos promete estar a nuestro lado

 ‚ÄúPelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesi√≥n delante de muchos testigos‚ÄĚ. (1 Timoteo 6:12)

Vivir la vida significa reconocer que luchamos en una batalla diaria para alcanzar nuestra felicidad. En las batallas los guerreros tienen su vista puesta en su objetivo, en salir victoriosos de ellas. Necesitamos mantener nuestra vista puesta en la vida eterna. Nunca permitamos que las luchas y desaf√≠os de la vida sirvan de distracci√≥n a tal punto que nos hagan olvidar nuestra fe en Jesucristo. Podemos obtener la victoria y la vida eterna a trav√©s de √Čl.

Dios es la fuente de nuestro mayor auxilio

‚ÄúDios es nuestro refugio y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos aunque la tierra sea removida y se deslicen los montes al fondo del mar; aunque bramen y se turben las aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza‚ÄĚ. (Salmos 46:1-3)

Nuestra fe en Dios aun en medio de las m√°s dif√≠ciles situaciones no debe ser quebrantada. El desconcierto no debe tomarnos como sus rehenes, al contrario debemos sacar la fuerza del Se√Īor para afrontar los retos de la vida. Nuestro Se√Īor nos fortalecer√° y nunca nos abandonar√° aun cuando sintamos que a nuestro alrededor todo se derrumba. No olvidemos que √Čl es nuestro mejor amparo.

Dios es el b√°lsamo que regenera nuestras flaquezas

‚ÄúLos muchachos se fatigan y se cansan, los j√≥venes ciertamente caen; pero los que esperan en Jehov√° tendr√°n nuevas fuerzas; levantar√°n las alas como √°guilas; correr√°n y no se cansar√°n; caminar√°n y no se fatigar√°n‚ÄĚ. (Isa√≠as 40:30-31)

La fuerza del Se√Īor es mayor que nuestras fuerzas f√≠sicas. Sin importar que edad podamos tener siempre habr√° un momento en que nuestros cuerpos pedir√°n descanso, como seres humanos esto es normal. Pero que reconfortante es saber que a pesar de nuestras debilidades, podemos levantar vuelo gracias a las fuerzas que provienen de Dios. Es una ayuda sin igual que nos permite levantarnos y continuar.

 Leer, meditar y obedecer

‚ÄúEste libro de la ley nunca se apartar√° de tu boca, sino que de d√≠a y de noche meditar√°s en √©l, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en √©l est√° escrito, porque har√°s prosperar tu camino y todo te saldr√° bien. Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes porque Jehov√° tu Dios estar√° contigo dondequiera que vayas‚ÄĚ. (Josu√© 1:8-9)

Inunda tus pensamientos de la palabra de Dios, no dejes que los avatares de la vida sean m√°s grandes de lo que realmente son. Medita en las escrituras, obedece la palabra del Se√Īor que est√° en ellas y d√©jate guiar bajo su direcci√≥n. Llenar tus pensamientos de la palabra de Dios har√° que tengas una actitud diferente y sentir√°s la presencia de Dios doquiera que vayas.

Si estás preparado, resistirás el día de prueba

‚ÄúPor tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que pod√°is resistir en el d√≠a malo, y habiendo acabado todo, estar firmes‚ÄĚ. (Efesios 6:13).

Nuestro Padre Eterno en su gran sabidur√≠a nos da todo lo necesario para obtener la victoria sobre nuestras pruebas. Nunca nos probar√° m√°s de lo que podamos resistir, es su promesa. Nosotros somos quienes debemos aprender a solicitar su ayuda y utilizar todo lo que requerimos de la mejor forma. Las indicaciones y el camino que nos provey√≥ a trav√©s de las escrituras son las br√ļjulas que nos deben dirigir. Su amor y gu√≠a estar√°n con nosotros aun en los momentos m√°s dif√≠ciles.

Con Dios siempre habr√° compa√Ī√≠a

‚ÄúY Jehov√° es el que va delante de ti; √©l estar√° contigo no te dejar√° ni te desamparar√°; no temas ni te intimides‚ÄĚ. (Deuteronomio 31:1-2)

Fieles aquellos que siempre tienen la compa√Ī√≠a del Se√Īor, porque son sus buenas obras las que les hacen disfrutar de su compa√Ī√≠a. Debemos tener la certeza que en medio de nuestras luchas diarias Dios no se aparta ni se esconde, al contrario va a nuestro lado para apoyarnos, sostenernos y bendecirnos. Siempre luchando nuestras batallas junto a nosotros, porque √Čl es la roca de salvaci√≥n y el puerto seguro.

El Se√Īor siempre est√° dispuesto para nosotros

‚ÄúTorre fuerte es el nombre de Jehov√°; a ella corre el justo y est√° a salvo‚ÄĚ.  (Proverbios 18:10)

Si sentimos que no podemos con nuestros propios problemas y la desesperanza se apodera de nosotros, debemos acudir a la verdadera fuente de compa√Ī√≠a. El Se√Īor estar√° con sus brazos abiertos para proveer la ayuda, protecci√≥n y amor que precisamos. Nunca debemos dudar de su amor, protecci√≥n y cobijo en ninguna √©poca de nuestra vida.

La protecci√≥n del Se√Īor siempre estar√° con nosotros

‚ÄúJehov√° es tu guardador; Jehov√° es tu sombra a tu mano derecha. El sol no te herir√° de d√≠a, ni la luna de noche. Jehov√° te guardar√° de todo mal; √©l guardar√° tu alma. Jehov√° guardar√° tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre‚ÄĚ. (Salmo 121:5-8).

Doquier nos encontremos el Se√Īor nos amparar√° y no nos fallar√°. De d√≠a y de noche, en caminos de luz o tinieblas siempre estar√° a nuestro lado para apoyarnos y bendecirnos. Solo debemos seguir sus mandamientos para sentir su compa√Ī√≠a constante y oportuna.