Todo lo que necesitas saber sobre el Salmo 23 “El Señor es mi Pastor, nada me faltará”

  1. El Señor es mi pastor, nada me faltará.
  2. En lugares de verdes pastos me hace descansar; junto a aguas de reposo me conduce.
  3. El restaura mi alma; me guía por senderos de justicia por amor de su nombre.
  4. Aunque pase por el valle de sombra de muerte no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento.
  5. Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos; has ungido mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.
  6. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días.

David. Salmo 23(22)

Significado del Salmo 23

El Autor de este Salmo es David, quien figura en la historia de la biblia, en los libros del Profeta Samuel y como autor en el libro de los Salmos. También es considerado como uno de los grandes gobernantes de Israel y por ende una figura emblemática en el sionismo moderno.

En los dos primeros versículos el autor hace una analogía de nuestro Dios con un buen pastor, quien cuida y protege de su rebaño de ovejas de manera exhaustiva, guiándolas por el buen camino, evitando siempre lugares peligrosos o riesgosos que desvíen o descarrilen al rebaño, facilitando siempre el alimento necesario para que estén satisfechas y tengan bienestar. De esa manera Dios también cuida de sus ovejas que en este caso están representadas por todos los fieles que buscan protección y alimento espiritual para que conceda bienestar emocional, fortaleza espiritual, así como la unión entre los fieles.

Las ovejas que se descarrían y no permanecen bajo su cuidado corren todo tipo de riesgos. Pueden caer en lugares pedregosos y quedar heridos o pueden ser atacadas por lobos. Cuando una oveja queda apartada de la manada, es porque se ha alejado del pastor, quedando susceptible a las embestidas de los lobos o enemigos. El enemigo puede atacar a una persona que se ha apartado de la palabra de Dios, de la oración, de la fé, la obediencia y de reunirse con otros hermanos. Jesús es nuestro buen pastor, que ha dado su vida para nuestro bien y protección. Una familia que reza en unidad, un matrimonio que ora por su propia relación y por sus hijos, es una fuerza que desata la presencia del Señor. Debemos ocuparnos también como padres que nuestros hijos estén bajo la influencia del Dios para que no queden expuestos a ser influenciados por malas compañías que los alejen del plan de Dios.

La expresión “El Señor es mi pastor nada me faltará”, respresenta el camino la puerta que abre para hallar lo necesario para todo nuestro ser. Jesus es la puerta que nos permite acceder a ese lugar de paz, de descanso, de alimento espiritual y material. Dios es nuestro proveedor integral, conoce todas nuestras necesidades tanto físicas como espirituales. Y enfocarnos en Él, en la oración, es lo que Dios confeccionó para nosotros como sus hijos.

¿Cuándo rezar este bello Salmo?

Muchas veces en nuestro largo transitar de la vida, nos encontramos perdidos, sin norte, sin nadie que nos ayude a orientar nuestros pasos, nos sentimos ignorados, que no encajamos en la sociedad. Si personalmente sientes esa sensación de soledad tanto física como espiritual, te comiendo encomendarte a Dios con toda fe y Devoción, elevar las manos al cielo y pedir a Dios que te guíe, que te tome de su mano y te ayude recorrer por el sendero correcto, pídele con fé que cuide de ti, que alimente tu corazón con bondad, humildad, generosidad, pero sobre todo con mucha oración; por ultimo reza este bello salmo de David.

Si tienes un familiar enfermo, en peligro de muerte, reza junto a él, o en su compañía, el salmo 23. Y permite que la fuerza de estas palabras sean la guía hacia ese camino maravilloso que Dios nos tiene preparados.

Si eres una persona que ha actuado de manera incorrecta o tienes un familiar privado de libertad, no dudes en obsequiar este bello salmo, para guiar nuevamente sus pasos hacia el camino del amor, el bienestar, ese camino que conduce al rebaño siempre hacia el alimento necesario para el alma.

¿Cómo Rezar este Salmo?

Muchas veces nos sucede que queremos orar, pero no encontramos la forma de hacerlo, no tenemos claro que hacer o que decir. La Biblia nos ayuda con el “Padre Nuestro”,  pues esta oración es conocida como la oración modelo de nuestro de Padre. Dentro del padre nuestro observamos algunos elementos que son importantes y deben estar presentes en nuestra forma de rezar.

Siempre debemos estar en paz, en un lugar donde nuestra respiración, nuestra mente y nuestro cuerpo este en sintonía, siempre con actitud humilde de alabanza de adoración, reconociendo siempre la grandeza de nuestro Dios Todo poderoso, expresando nuestra confianza en él. Posteriormente hacemos nuestras peticiones siempre teniendo presente que somos personas que cometemos errores, pero que con humildad rogamos nos otorgue el perdón y la dicha de nuestras peticiones. En este momento rezamos el Salmo 23, con profunda concentración en dicha lectura y afirmando siempre que Dios es nuestro Protector y nuestro Padre que siempre nos escucha. Finalizamos con la adoración a Dios, reconociendo que solo él merece toda la gloria y toda la honra, que la eternidad está en sus manos.