Tipos de ayuno que menciona la biblia

Desde la época de nuestros primeros padres, Adán y Eva, el pueblo de Dios siempre ha ayunado con el propósito de conocerle mejor, estar más cerca de Él y adorarle. El Salvador Jesucristo nos dio el mejor ejemplo demostrando la importancia del ayuno, hoy día Él aún espera que su pueblo ayune y ore frecuentemente.

Tipos de ayuno que menciona la biblia 1

Quizás te preguntes ¿qué es ayunar?

Ayunar significa abstenerse voluntariamente de comer y beber por un tiempo determinado, con el objetivo de acercarse más a Dios e invocar sus bendiciones. Cuando ayunas de vez en cuando es muy saludable para el cuerpo y ayuda a tu mente estar más activa.

El Salvador Jesucristo enseñó que el ayunar con una intención determinada es algo más profundo que solo abstenerse de comer y beber, el ayuno es también concentrarse en propósitos espirituales.

Cuando tomamos el tiempo para ayunar, también debemos orar, pues la oración es una parte indispensable  de un verdadero ayuno. En la biblia, de forma reiterada, el ayuno y la oración se mencionan juntos. Por lo tanto si deseas comprender mejor la voluntad del Padre Celestial y desarrollar una mayor fortaleza espiritual, nuestro ayuno lo debe acompañar una oración sincera, es por ello que es necesario que comiences y termines tu ayuno con una oración.

Para que el ayuno tenga un sentido más profundo y  espiritual, se debe hacer con un propósito determinado, o también puede tener varios propósitos. Mediante el ayuno, acompañado con una oración sincera, podemos vencer debilidades, dominar nuestro cuerpo y mente, nos ayuda a tener fortaleza de carácter, aprendemos a controlar nuestros apetitos  y nuestras pasiones o encontrar la solución a un problema. En algunas ocasiones puedes ayunar para pedir ayuda o guía para otras personas, por ejemplo, por un familiar, amigo o conocido que este enfermo o afligido por alguna situación y necesite ser bendecido.

El ayuno también nos puede ayudar a reconfortarnos en tiempos de pesar y dolor, nos ayuda a ser humildes, desarrollar más fe,   y con esa fe, podrás tener un mayor poder espiritual y sentirte más cerca de Dios.

De acuerdo a las sagradas escrituras, existen distintas formas en las que se puede ayunar, las cuales examinaremos a continuación. Es  importante que puedas ser sincero contigo mismo en cuanto a tu estado de salud física antes de empezar hacer un ayuno, es recomendable que consultes al médico para que tu estado de salud no se vea  afectado posteriormente.

Ayuno Parcial

Como la palabra parcial indica, este tipo de ayuno consiste  en abstenerse de ingerir solo algunos alimentos, con la finalidad de comer de forma simple de manera que se eviten los excesos, evitar comer en grandes cantidades solo por placer físico, y cuidar nuestro cuerpo de sustancias nocivas o adictivas que causen daño a nuestro cuerpo y espíritu.

En la biblia podemos encontrar  el profeta Daniel, quien tomó la decisión de no tomar ningún tipo de carne, vino, ni manjares muy elaborados. Gracias a esta decisión tomada por Daniel,  fue visitado por el Ángel Gabriel,  quien le brindo consuelo y fuerzas además de darle revelación de profecías para los últimos tiempos.

Con este tipo de ayuno Dios nos enseña que debemos cuidar nuestro cuerpo de cosas que le puedan hacer daño tanto al cuerpo como al espíritu, también es una opción para aquellos que no puedan hacer un ayuno completo y entonces pueden abstenerse de consumir ciertos alimentos.

Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, y cilicio y ceniza….(Daniel 9:3)

En aquellos días yo, Daniel, estuve de duelo por espacio de tres semanas.

No comí pan delicado, ni entro en mi boca carne ni vino, ni me ungí con ungüento, hasta que se cumplieron las tres semanas. (Daniel 10:2-3).

Te habrás dado cuenta que este tipo de ayuno puede hacerse por un tiempo más extenso o inclusive toda la vida, ya que no desgastan ni ponen en peligro tu salud física, sino más bien te fortalecerá en todos los aspectos tanto espirituales como temporales.

Ayuno Total

Este tipo de ayuno es el que hacen la mayoría de los discípulos de Jesucristo que no tengan ningún impedimento físico. Por ser un ayuno total en donde no se bebe ni se consume ningún tipo de alimento, se hace por menos tiempo por lo general por un lapso de 24 horas, pero también se puede hacer en periodos de 6 u 8 horas según el nivel espiritual y físico de la persona. No debe hacerse por más tiempo del indicado ya que puede ser peligroso para la salud.

En la biblia podemos ver que en una ocasión el pueblo de Judá ayuno por tres días.

Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí y no comáis ni bebáis en tres días, ni de noche ni de día…… (Ester 4:16).

Ayuno con agua

Cuando se ayuna por varios días, se debe tener en cuenta que es importante tomar agua. Este tipo de ayuno es muy conocido en el mundo cristiano  pues no se come ningún alimento pero se puede beber agua. Por esta razón las personas pueden extender por más tiempo el ayuno.

Aunque no se menciona en las escrituras algunos piensan que este tipo de ayuno fue el que realizo Jesucristo por 40 días y 40 noches. Nótese que en Mateo 4:1-2 se menciona lo siguiente:

Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. Y después de haber ayunado 40 días y 40 noches, tuvo hambre.

Debido a que no se menciona que tuvo sed, se piensa que hubo bebido agua durante este periodo de tiempo.

También podemos ver que en el libro de Marcos 1:13 dice que los Ángeles en el desierto le servían (algunos suponen entre otras cosas que le servían con agua).

Otros tipos de ayuno

En las sagradas Escrituras se registran otros tipos de ayuno los cuales no se refieren a la comida ni a la bebida. Estos se dirigen a dejar de lado bien sea por un tiempo o por el resto de la vida cosas o actividades que no tienen nada que ver con alimentos. Por ejemplo dejar de tener sexo por un tiempo determinado en el matrimonio para dedicarse a la oración, es importante que este tipo de decisiones se tome en mutuo acuerdo con la pareja. Otro ejemplo en estos tiempos puede ser un ayuno de las redes sociales, de la televisión, o de cualquier otra actividad, en donde podrías en ese tiempo acercarte más a tu creador, comprender su voluntad y adquirir la fuerza para seguirle y estar en comunión con Él.

Como has podido observar hay varias formas en las que puedes ayunar, lo más importante es que cuando te des el tiempo para hacerlo, te prepares físicamente y puedas centrar tu mente y tu cuerpo en la voluntad de Dios.  Así podrás ser fortalecido espiritualmente y entender lo que Él espera y desea para ti.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies