Personajes bíblicos que ofrecieron ayunos

En las escrituras podemos encontrar el ejemplo de grandes personajes que ayunaron y oraron  en momentos muy puntuales de su vida. Ayunaron por razones muy especiales en donde necesitaron de la ayuda de Dios para conseguir fortaleza, alivio o la gran ayuda de Dios. A continuaci√≥n algunos de estos personajes que con su ejemplo nos gu√≠an a ayunar para estar m√°s cerca de Dios.

Jes√ļs

Jesucristo dedic√≥ 40 d√≠as y 40 noches para ayunar y orar en el desierto. Este gran ayuno lo inici√≥ justamente despu√©s de ser bautizado por Juan el Bautista y antes de emprender su ministerio. Tuvo una abstenci√≥n de comida y bebida en preparaci√≥n para la misi√≥n que Dios le hab√≠a encargado. Como en realidad estaba lleno del esp√≠ritu santo sab√≠a la importancia de ayunar y orar para poder fortalecerse y cumplir con su cometido. Consciente de ello, llev√≥ con √©xito su misi√≥n de ayunar. Tal como se relata en Lucas 4:1-2 Jes√ļs lleno del Esp√≠ritu Santo, volvi√≥ del Jord√°n y fue llevado por el Esp√≠ritu al desierto por cuarenta d√≠as y era tentado por el diablo y no comi√≥ nada  en aquellos d√≠as; y pasados estos, tuvo hambre. A pesar de las tentaciones del enemigo Jes√ļs estuvo firme en su misi√≥n de ayunar y orar y pudo vencer todas las tentaciones del maligno para as√≠ cumplir con su cometido.

Moisés

Gran profeta y líder del antiguo testamento quien guió al pueblo judío hacia la tierra prometida, trabajando incansablemente para liberar a su pueblo de la esclavitud en Egipto. Dios solicitó a Moisés subir al monte Sinaí para de esta manera recibir las tablas de la ley con los 10 mandamientos.

En √Čxodo 24:12 el Se√Īor dijo a Mois√©s sube a m√≠ al monte, y espera all√°, y te dar√© tablas de piedra, y la ley y los mandamientos que he escrito para ense√Īarles.

Claramente, Mois√©s comprendi√≥ la importancia de ese momento y la trascendencia que iba a tener sobre el pueblo del convenio. Tanto as√≠ que ayun√≥ por 40 d√≠as y 40 noches ya que lo que iba a recibir era una ley muy especial de Dios para su pueblo, una ley para acercarse a √Čl. Con la certeza de saber que ver√≠a a Dios ayun√≥ en muestra de humildad y preparaci√≥n para ese gran momento.

David

Como bien se sabe David hab√≠a fall√≥ a Dios, hab√≠a cometido adulterio y de una forma premeditada hab√≠a enviado a asesinar a Urias. David env√≠o a Ur√≠as con el poder que ten√≠a para hacerlo  al frente de la batalla para ser blanco f√°cil y vulnerable. De esta manera podr√≠a quedarse con su mujer Betsab√©. Es as√≠, como Ur√≠as muere y luego de su muerte David se queda con Betsab√©, la mujer que deseaba. En ese momento David no se hab√≠a arrepentido ante Dios y es entonces cuando Nat√°n el profeta y amigo de David le fue a visitar.

En 2da de Samuel cap√≠tulo 12 podemos ver que ya el hijo de David fruto de su relaci√≥n con Betsab√© hab√≠a nacido. Nat√°n le dirigi√≥ a David una par√°bola para interpelarlo por su pecado de haber mandado a matar a Urias y haber cometido adulterio con su esposa Betsab√©. Es entonces cuando David reconoce sus pecados y se arrepiente. Nat√°n le dice a David que Dios podr√≠a perdonarlo pero que sufrir√≠a las consecuencias de haber pecado tan gravemente. Entonces Nat√°n le dice David que su hijo morir√≠a y David compungido por la noticia regresa a Casa y se entera que su peque√Īo hijo estaba gravemente enfermo. En ese momento decide ayunar, absteni√©ndose de comer y beber por 7 d√≠as en los cuales el ni√Īo estuvo grave. Pidi√≥ a Dios compasi√≥n, sin embargo el ni√Īo muri√≥ tal y como Nat√°n le hab√≠a profetizado.

Daniel

Daniel era un joven Jud√≠o de familia noble. En un giro del destino fue confinado junto a otros j√≥venes para que pudieran aprender la literatura, idioma y costumbres de los babilonios. Daniel siendo un joven muy serio en sus convicciones y teniendo una gran fe en Dios se defiende de los ataques enemigos. Es as√≠ como osa rechazar la comida y vino del Rey y solicita junto a tres de sus compa√Īeros comer alimentos diferentes y acorde con las reglas alimentarias que Dios hab√≠a ense√Īado a su pueblo. A pesar de que la comida que hab√≠an solicitado ingerir era mucho m√°s sencilla sus semblantes eran mucho m√°s saludables que los de los otros j√≥venes.

Daniel era temeroso de Dios y le√≠a las escrituras constantemente. En el cap√≠tulo 9 de Daniel se lee la profec√≠a de Jerem√≠as en la que profetizaba sobre los 70 a√Īos de desolaci√≥n de Jerusal√©n. Es entonces, cuando Daniel responde a esta profec√≠a con oraci√≥n y ayuno separando un d√≠a para ayunar y orar por Jerusal√©n, pidiendo a Dios que perdonara los pecados del pueblo de Israel y solicitando misericordia para el mismo.

Ester

La historia de Ester es una de las historias m√°s fascinantes de las escrituras. Ester mujer jud√≠a, se vio obligada a interceder ante el Rey Asuero para salvar a su pueblo de una muerte inminente. El Rey Asuero hab√≠a decretado que todos deb√≠an inclinarse ante Am√°n pero ni Mardoqueo primo y padre adoptivo de Ester ni el pueblo jud√≠o estaban en la disposici√≥n de obedecer esta orden. Su arraigada creencia en Dios solo les permit√≠a inclinarse ante √Čl y entonces Am√°n se enoj√≥ y busc√≥ aniquilar al pueblo jud√≠o.

Mardoqueo pidió a Ester que mediara ante el Rey a favor del su pueblo ya que ella por su posición ante el Rey podía hacerlo. Por esta razón deciden hacer un ayuno para que el Rey viera con consideración la solicitud de Ester. Ester y su pueblo ayunaron por tres días ya que el compromiso y trabajo conjunto requerían unión. Es así como Ester luego de tres días de ayuno se presenta ante el Rey y salva a su pueblo de una aniquilación segura.

Como podemos darnos cuenta, el ayuno es una herramienta poderosa para fortalecer el esp√≠ritu, nos ayuda a acercarnos a Dios quien en su infinita sabidur√≠a nos conceder√° seg√ļn sea su sagrada voluntad y nuestros justos deseos lo que le pidamos con oraci√≥n y ayuno. Es una oportunidad muy especial de acercarnos a Dios, humillarnos ante √Čl con verdadera intenci√≥n y obtener las bendiciones requeridas por nuestros justos deseos.