Los versiculos de gratitud m√°s poderosos que encontrar√°s en la Biblia

¬ęLa gratitud no solo es la m√°s grande de las virtudes, sino que engendra todas las dem√°s¬Ľ

Cicerón

La gratitud es uno de los sentimientos mas nobles que podemos tener como personas y como creyentes y se demuestra cuando se ha recibido un bien material o espiritual. Es a trav√©s de la gratitud que reconocemos al otro, que demostramos nuestra lealtad, fidelidad y amistad permitiendo construir el amor y la solidaridad con nuestros semejantes; entonces demostrar gratitud a Dios Celestial nos hace crecer en la fe, nos da fortaleza en el Padre y permite que recibamos mas dones y amor de nuestro Se√Īor.

Los versiculos de gratitud m√°s poderosos que encontrar√°s en la Biblia 1

Demostrar gratitud y dar gracias por todo lo que somos es una demostración de amor y humildad hacia nuestro Padre Celestial pues ha sido El, creador de todo lo que conocemos, quien en su infinita misericordia nos ha dado la vida  y todos los dones materiales o espirituales que poseemos.

Al mirar a nuestro alrededor y ver la luz, despertarnos cada ma√Īana y ver a nuestros padres, nuestros hijos y amigos; poder caminar, comer y respirar son cosas peque√Īas pero que conforman el vivir d√≠a a d√≠a y tener salud; por cada cosa de esas deber√≠amos dar gracias y transitar en la vida con amor y paz. Es a trav√©s de nuestro Padre que tenemos todo eso y mas, pero si en un momento nos falta algo o nos encontramos en una situaci√≥n dif√≠cil debemos recordar nuestras bendiciones y confiar que Dios a trav√©s de su Hijo Jesucristo nos quiere y nos protege y es all√≠ donde siempre debemos dar gracias y mostrar nuestra gratitud por la vida y por las ense√Īanzas que enfrentamos en nuestras vidas.

Dios en su infinita misericordia nos ense√Īa a trav√©s de la Biblia como expresar nuestra gratitud y que hacer. La Palabra de Dios nos revela el amor que tiene nuestro Padre Sant√≠simo por sus hijos y a trav√©s de ella nos da hermosas lecciones y nos muestra como vivir en la fe y el amor as√≠ como el ser agradecidos y demostrarlo en todo momento. En las sagradas escrituras encontramos muchos vers√≠culos que nos pueden inspirar para vivir en la plenitud y agradecer a nuestro Padre y Se√Īor y poder vivir siendo agradecidos con El y nuestros semejantes.

Versículo 1

‚ÄúEst√©n siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situaci√≥n, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jes√ļs.‚ÄĚ

1 Tesalonicenses 5:16-18

Creer y confiar en nuestro se√Īor Jesucristo nos permite vivir en la alegr√≠a y el gozo de sabernos hijos de Dios, de conocer su voluntad y a trav√©s de la oraci√≥n comunicarnos con El y ser agradecidos con todas las bondades y dones que nos ha dado. A trav√©s de la oraci√≥n nos comunicamos con Dios y lo escuchamos; podemos saber su voluntad y nos regocijamos en su Esp√≠ritu; agradecemos lo que somos y lo que tenemos y podemos pedir por nuestros hermanos pero sobre todo podemos dar gracias¬† por permitirnos conocerlo y que entre en nuestra vida para gozo y cercan√≠a de nosotros por su gloria y grandeza.

Versículo 2

‚ÄúNo se inquieten por nada; m√°s bien, en toda ocasi√≥n, con oraci√≥n y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidar√° sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jes√ļs.‚ÄĚ

Filipenses 4:6-7

Como hijos de Dios podemos comunicarnos con nuestro Padre Celestial a trav√©s del poder de la oraci√≥n. Cuando oramos y agradecemos, en cualquier circunstancia de nuestras vidas entramos en comuni√≥n con Nuestro Padre y le entregamos todas nuestras preocupaciones y El con su poder divino e infinito amor nos ayudara a transformarlas y aliviara nuestras cargas; por eso como nos se√Īala el vers√≠culo no debemos afanarnos por nada pues Jes√ļs, Nuestro Se√Īor esta con nosotros y solo El tiene el poder para cambiarlas y darnos lo mejor en cada momento.

Bajo distintas circunstancias de la vida, en las buenas y en las malas Dios nuestro se√Īor nos cuida y es a trav√©s de esta seguridad que encontramos en nuestro coraz√≥n la fe y la confianza que El siempre nos protege. Cuando oramos y creemos en el poder de Dios y le agradecemos y no solo nos sumergimos en nuestros problemas o en nosotros solamente, nuestra visi√≥n y pensamientos cambian y su paz nos ayuda para ver las circunstancias de una forma diferente y con una perspectiva divina.

Cuando los momentos difíciles pasan nos damos cuenta que Dios siempre estuvo con nosotros y que aun sin entender estas circunstancia dolorosas Dios nos cuido y es en esos momentos donde crecemos como personas y podemos sentir la gracia y bondad de Cristo.

Versículo 3

¬°Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Se√Īor Jesucristo!

1 Corintios 15:57

Dios Padre nos envi√≥ a su √ļnico Hijo Jesucristo para redimir nuestras culpas ¬†y darnos la vida eterna, con su vida, sus milagros, su ejemplo, su muerte y resurrecci√≥n Jesucristo perdono nuestros pecados y nos ense√Īo el camino hacia la vida eterna. Gracias a su sacrificio somos salvo en Jes√ļs nuestro Redentor y por esta victoria sobre la muerte los cristianos debemos demostrar nuestro eterno agradecimiento a trav√©s de la oraci√≥n y seguir sus huellas con un coraz√≥n limpio, sincero y lleno de fe.

Toda nuestra fe como cristianos se sustenta en la certeza de que a trav√©s de redimir nuestros pecados , seguir a Jes√ļs nuestro Salvador y confiar en ¬†El resucitaremos y obtendremos la victoria de la vida eterna al lado del Padre Celestial.

Versículo 4

¬°Alaben al Se√Īor porque √©l es bueno, y su gran amor perdura para siempre!

1 Crónicas 16:34

El Se√Īor es nuestro padre y su amor y misericordia es infinita. Nuestra vida y todos los dones materiales y espirituales que tenemos son gracias dadas por el Padre y es por todo esto que agradecer a Dios es tan importante como verdaderos creyentes. Alabar a Dios a trav√©s de la oraci√≥n, del canto, de seguir sus mandamientos y buscar la perfecci√≥n de nuestras vidas son acciones que permiten acercarnos a Dios y mantenernos en comuni√≥n con El a lo largo de nuestra existencia. Dar las gracias por todo lo que Dios nos prodiga es necesario para estar en comunicaci√≥n permanente con El y vivir en su eterna gracia. Aceptar a Dios nos permite transformarnos cada d√≠a para alcanzar la gracia y convertirnos¬† a su imagen.

Versículo 5

‚ÄúQuiero alabarte, Se√Īor, con todo el coraz√≥n, y contar todas tus maravillas‚ÄĚ

Salmos 9:1

El amor del Padre, su compasi√≥n y toda su gloria son presentes que podemos compartir con Nuestro Se√Īor. Todo la creaci√≥n, el universo, la Tierra y todo lo que en ella se encuentra son creaci√≥n de Nuestro Padre Celestial, es por todo esto que debemos cada d√≠a de nuestras vidas agradecerle y alabarlo pues el ha realizado cosa hermosas y maravillosas para nosotros sus hijos.

No debemos cansarnos de enaltecer y cuidar la gran obra de la vida pues toda ella fue hecha por Dios. Cada d√≠a que amanece somos testigos del milagro de un nuevo d√≠a, de la luz que hace crecer las plantas, de los animales que nos acompa√Īan, de todas las cosas hermosas que nos rodean y dan muestra de la perfecci√≥n de la Creaci√≥n Divina. Alabar y cantar las maravillas del Seno es agradecer por la vida y por cada uno de nuestros hermanos, de nuestras familias.

Versículo 6

‚ÄúQue gobierne en sus corazones la paz de Cristo, a la cual fueron llamados en un solo cuerpo. Y sean agradecidos.‚ÄĚ

Colosenses 3:15

Jesucristo nuestro Se√Īor, vino a este mundo y se hizo hombre para salvarnos del pecado y de la muerte eterna. El como hijo del Padre, nos enseno que la paz y el amor son el camino para la vida eterna y que a trav√©s de El podemos llegar al Padre Celestial. Quien permite que Jes√ļs more en su coraz√≥n conseguir√° la paz interior y la alegr√≠a de vivir y de servir a los dem√°s. Cristo a trav√©s de la pasi√≥n, muerte y resurrecci√≥n nos enseno que todos somos hermanos y que todos somos, si creemos y confiamos en El,¬† un solo cuerpo.

Todo esto lo hizo a trav√©s de la instauraci√≥n de la comuni√≥n donde podemos tomar su cuerpo y su sangre y alcanzar el perd√≥n de nuestros pecados. Pero sin fe, sin oraci√≥n y sin obras, Jesucristo no puede habitar en nuestros corazones. Debemos creer en El y agradecer en todo momento su amor, sus ense√Īanzas y entrega por nosotros. El vino para darnos la paz y dejarla entre nosotros.

Versículo 7

‚ÄúDed√≠quense a la oraci√≥n: perseveren en ella con agradecimiento‚ÄĚ

Colosenses 4:2

La oraci√≥n es la manera como nos¬† comunicamos con nuestro Se√Īor y por medio de ella podemos agradecer por todas las bendiciones que nuestro Eterno Padre nos ha dado. Es¬† con la oraci√≥n donde podemos comunicarnos con nuestro Dios y agradecer por la vida, la salud, la familia, los hijos; pero tambi√©n por medio de ella darle gracias al Se√Īor por habernos dado fortaleza y sabidur√≠a en tiempos dif√≠ciles, as√≠ como demostrar nuestro agradecimiento por habernos concedido una gracia o una petici√≥n.

Los creyentes necesitamos elevar nuestro corazón y nuestra mente para perseverar en la oración; agradecer todos los días y en los momentos propicios a Dios por la vida y por todo lo que somos capaces de hacer o de emprender. Dios en su infinita misericordia nos escucha pero también nos habla y nos puede revelar sus planes y deseos para nosotros a través de la oración verdadera y sincera.

Con la oración renovamos nuestra fe y permitimos que Dios nuestro Senor habite en nuestro corazón y guie nuestro pasos, de allí la importancia de orar y de agradecer a nuestro Padre sus infinito amor y misericordia por sus hijos.

Versículo 8

‚ÄúUstedes ser√°n enriquecidos en todo sentido para que en toda ocasi√≥n puedan ser generosos, y para que por medio de nosotros la generosidad de ustedes resulte en acciones de gracias a Dios.‚ÄĚ

2 Corintios 9:11

Dios nos pide ser generosos con nuestros hermanos y nos segura que nunca nos faltara si damos con alegr√≠a y con entusiasmo. Todo lo que hagamos y ofrezcamos a nuestro pr√≥jimo tenemos que hacerlo con un coraz√≥n generoso y bondadoso, donde nuestra ayuda permita que la palabra y obra del Se√Īor llegue y sea conocida. Cuando somos generosos podemos proclamar las obras del Se√Īor y demostrar que su gu√≠a nos llena de alegr√≠a y de luz, al hacer esto llevamos gozo, fe y esperanza a quien recibe nuestros presentes y a trav√©s de ello alabamos al Se√Īor nuestro Dios, recibiendo su alimento espiritual para ayudar a los dem√°s y dar testimonio de nuestra propia fe y esperanza.

Versículo 9

‚ÄúQue habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza: instr√ļyanse y acons√©jense unos a otros con toda sabidur√≠a; canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud de coraz√≥n.‚ÄĚ

Colosenses 3:16

Para los cristianos que han recibido el bautismo todos somos hermanos en Cristo y a través de El formamos una comunidad o Iglesia donde debemos cuidarnos los unos a los otros. Es muy importante que reconozcamos en el otro a nuestro hermano y que con el amor y la misericordia que Dios nos ha ensenado compartamos alegrías y tristezas, abundancia y escasez.

Jesucristo vino al mundo para ensenarnos el amor verdadero entre los hombres sin distinci√≥n de ning√ļn tipo y nos pidi√≥ que‚ÄĚ nos amemos los unos a los otros como El nos ama‚ÄĚ; de all√≠ que es importante reconocer en el otro al hermano, al amigo y ayudarlo en todo momento ensenando la palabra y ayudando en lo material y en lo espiritual, agradeciendo con humildad todo lo que Dios proviene.

Cuando estamos en comuni√≥n con Dios y cuando entendemos que el otro es nuestro hermano podemos al reunirnos como familia, como Iglesia alabar al Se√Īor: cantar con alegr√≠a, celebrar con oraciones¬† e himnos la gloria de nuestro Se√Īor y permitir que el amor entre en nuestros corazones para conseguir la paz y la fe que tenemos en el Padre, el Hijo y el Esp√≠ritu Santo

Versículo  10

‚ÄúY todo lo que hagan, de palabra o de obra, h√°ganlo en el nombre del Se√Īor Jes√ļs, dando gracias a Dios el Padre por medio de √©l.‚ÄĚ

  Colosenses 3:17

Los cristianos con verdadera fe y fortaleza en Jesucristo ayudamos a nuestros hermanos y lo hacemos con agradecimiento para honrar y agradar a Dios. Los cristianos representamos ante el otro a Jes√ļs mismo y por eso nuestras acciones deben ser sinceras, llenas de amor y bondad para glorificar el nombre de nuestro Se√Īor Jesucristo.

Reconocer a Dios Padre es un acto de humildad y gratitud, y esto lo podemos hacer¬† siguiendo a Jesucristo que nos dijo que a trav√©s de El llegar√≠amos al Padre. Todas nuestras acciones, todo nuestro devenir diario se hace mas liviano cuando ponemos en Jes√ļs todas nuestras cargas. La presencia de Dios en nuestro coraz√≥n permite que la vida transcurra con regocijo y humildad aun en los momentos de dificultades. Dios siempre esta esperando ayudarnos y debemos estar en constante comunicaci√≥n con El para que nuestra vida se llene de bendiciones y abunde la fe, la misericordia y la esperanza.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies