La esperanza necesaria según las Santas Escrituras

La esperanza, la caridad y la fe son las tres virtudes de la teología cristiana. Es a través de la esperanza que el hombre manifiesta su confianza en Dios y alcanza la vida eterna. Esperanza es confiar en Dios, y nace de la seguridad que tenemos que nuestro Señor nos ama y él es eternamente fiel a sus promesas. La esperanza a la que hace alusión las Sagradas Escrituras no son los pensamientos positivos que podemos tener sino nuestra confianza y certeza  en Dios.

La esperanza necesaria según las Santas Escrituras 1

Esperanza en latín «spes» que significa esperar y es un valor o virtud por el cual la persona tiene la convicción de poder sobrellevar las dificultades y con fe inquebrantable y consuelo en el Señor alcanzar o superar las metas u obstáculos que vive en cualquier momento de su vida.

La confianza y la esperanza son el sustento de la fe y solo a través de la fe profunda y sincera podemos acercarnos a Dios y confiar plenamente en sus promesas de la vida eterna.

La esperanza de todo cristiano es seguir a Dios, vivir bajo sus preceptos y confiar con alegría en la resurrección y la vida eterna en el reino de Dios.

Como toda virtud, la esperanza se debe cultivar con la confianza plena en nuestro Señor, con la oración constante y sincera e implorando a Dios nos llene el corazón de sus promesas y misericordia en todo momento y en todas las situaciones, alegres o difíciles que enfrentemos en la vida.

La esperanza es uno de los sentimientos más humanos que podemos sentir; a través de ella podemos ser capaces de soportar situaciones difíciles, de crecer como personas, de ayudarnos los unos a los otros y conseguir las fuerzas y la motivación para continuar y vivir. Por todo esto la esperanza, nos dice la biblia, es segura y firme, es buena, nos da la certeza en Jesucristo  y en su eterno amor hacia nosotros y es fuente de alegría y fortaleza  en nuestro Padre eterno.

Con esperanza el verdadero cristiano espera y confía aun en los momentos o pruebas  difíciles, pues esta virtud nos impulsa, con la gracia de Dios, a continuar firmes, fieles y optimistas hasta el fin de la prueba o de la meta alcanzada. También la esperanza nos da paciencia y estas dos virtudes  están unidas en el corazón del verdadero cristiano.

A continuación traemos algunos versículos para renovar la esperanza:

Versículo 1

¿Por qué voy a inquietarme?

¿Por qué me voy a angustiar?

En Dios pondré mi esperanza,

y todavía lo alabaré.

¡Él es mi Salvador y mi Dios!

Salmos 42:11

En este hermoso salmo se refleja nuestra fe y esperanza que el Señor siempre está cuidándonos y protegiéndonos. En todos los  momentos de nuestras vidas, Dios es la fortaleza y el consuelo de todas nuestras angustias y dificultades. El Señor nos guía, nos protege y cuando entregamos nuestras angustias a El nos aliviamos espiritualmente y tenemos la fuerza necesaria para alcanzar nuestros propósitos y metas.

En los momentos difíciles o angustiantes nos separamos de Dios por nuestras debilidades como humanos, pero si volvemos nuestra mirada hacia nuestro Padre Celestial y su hijo Jesucristo y confiamos con fe y oración profunda comprenderemos que solo El puede calmar nuestras angustias y ayudarnos a seguir por el camino correcto, guiados por su eterno amor.

Versículo 2

Que el Dios de la esperanza los llene de toda alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo.

Romanos 15:13

Dios es amor y es el Dios de la Esperanza. Cuando creemos eternamente en El y en sus promesas nuestras vidas se llenan de gozo y alegría, así como de las bendiciones de nuestro Padre.

El cristiano está lleno de esperanza cuando el Espíritu Santo crece en su corazón y está lleno de amor para recibir todas las bendiciones de nuestro Padre y los frutos benditos de El.

La fe y la esperanza son inseparables por ello debemos aumentar nuestra fe y nuestra esperanza crecerá con el amor y la gracia de Dios. La esperanza nos da alegría y paz; nos protege, nos da fuerza y empuje para vivir y salir delante en todo momento.

Versículo 3

Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.

Hebreos 11:1

La fe es el mayor de los dones que podemos recibir y cultivar a través del Espíritu Santo y Dios nuestro Señor. Cuando la fe es profunda, sincera y verdadera no necesitamos ver, oir o tocar, simplemente creemos. Con nuestra fe podemos lograr lo inimaginable y vivir en la esperanza de que todo en lo que confiamos  y por todo lo que hemos hecho conseguiremos la vida y la gracia en Dios. Solo los incrédulos y sin fe necesitan pruebas para entender y sentir la verdad, pero en ellos no hay cabida para la gracia y el amor de dios.

Versículo 4

Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.

Mateo 11:28

Jesucristo nuestro Señor nos invita a que confiemos en él y lo sigamos con fe absoluta pues él representa y es la vida. Jesús vino para limpiar nuestros pecados, para que pudiéramos ser salvos y poder gozar de todas las bondades que el Padre nos ha prometido, vino al mundo y se hizo hombre para ayudar al pecador, para fortalecer al débil y para enseñarnos que él es el camino para que nuestra alma y nuestro ser vivan plenamente en la alegría, la paz y la bondad. Confiar y amar a Dios es la manera más hermosa de dar paz al alma y recuperar fuerzas para continuar todas las labores que tengamos por delante de nuestras vidas.

Versículo 5

Y no sólo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza. Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado.

Romanos 5:3-5

Cuando atravesamos momentos difíciles en nuestra vida y cuando el dolor y el sufrimiento empañan nuestra alegría y paz, debemos perseverar y confiar en Dios nuestro Señor. Todos los cristianos tenemos las bendiciones de Dios para soportar, aprender y saber que las situaciones difíciles son momentos para aprender, corregir y crecer como personas. Cuando la esperanza  habita en nuestros corazones y nuestras vidas están puestas en nuestro señor Jesucristo, soportar y superar el sufrimiento es más fácil por la gracia de Dios y del Espíritu Santo que nos acompañan en cada paso que damos en nuestro diario vivir.

Versículo 6

Mantengamos firme la esperanza que profesamos, porque fiel es el que hizo la promesa.

Hebreos 10:23

Dios nuestro Señor, Jesucristo su hijo y el Espíritu Santo están llenos de infinita misericordia y amor por nosotros sus hijos y nos piden que jamás dudemos pues ellos son eternamente fieles a sus promesas. Nunca, si nuestro corazón está lleno de la gracia de Dios, podemos dudar de Él. La esperanza es uno de los dones más hermosos que podemos profesar a nuestro Señor pues a través de ella le demostramos fidelidad y confianza. El Señor siempre está con nosotros y debemos mantenernos firmes en nuestra fe.

Versículo 7

La esperanza frustrada aflige al corazón;

el deseo cumplido es un árbol de vida.

Proverbios 13:12

Cuando nos encontramos en situaciones difíciles, sufriendo una enfermedad o por la muerte de un ser querido muchas veces perdemos la esperanza y nos alejamos de Dios por no sentir que él nos escucha, pero en momentos difíciles es cuando más nos debemos aferrar al amor y a la oración a nuestro Señor, pues solo él conoce lo que es verdadero para nosotros.

No siempre lo que deseamos es lo mejor y no siempre los momentos difíciles son lo peor, pues de todas estas situaciones, si creemos en Dios, podemos aprender y crecer como personas.  Con esperanza seremos capaces de mover montañas, sin ella solo el dolor y la desolación llenan nuestra alma. Confiemos en Dios y demos hermosos frutos de sabiduría, amor, comprensión y compasión.

Versículo 8

Pero yo he puesto mi esperanza en el Señor;

yo espero en el Dios de mi salvación.

¡Mi Dios me escuchará!

Miqueas 7:7

Creer firmemente en Dios, seguir sus enseñanzas y confiar en Él nos libera del miedo y de la incertidumbre. El Señor nos prometió que estará siempre con nosotros, jamás nos dejara y solo espera que le permitamos entrar en nuestras vidas, porque él es la salvación y la paz; él es la vida eterna.  Todas nuestras esperanzas, expectativas y sueños debemos entregarlas a Dios para que nos enseñe y nos guie en la vida. La oración directa y sincera con Dios nunca debe faltar pues él nos escucha y sabe lo que necesitamos antes de que lo digamos. Dios es amor y esperanza eterna.

Versículo 9

No tengas miedo, que yo estoy contigo; no te desanimes, que yo soy tu Dios. Yo soy quien te da fuerzas, y siempre te ayudaré; siempre te sostendré con mi justiciera mano derecha.

Isaías 41:10

En este versículo Dios nos enseña que podemos vencer todos nuestros temores y miedos cuando nuestra fe y confianza están puestas en El. Todas nuestras preocupaciones y el día a día nos agobian y  nos alejemos de nuestro Señor,  pero debemos confiar en él siempre y no apartarnos, pues la paz y la tranquilidad vienen de la fe en nuestro Señor, quien siempre está dispuesto y pendiente de cada uno de nosotros. El Señor está presente en nuestras vidas y es nuestra fortaleza y descanso, es quien nos levanta y nos alienta en todos los momentos de nuestra vida.

El Señor es nuestro sustento, por eso debemos confiar en El y entregarle todas nuestras tribulaciones, nuestras dudas y problemas y confiar pues con su amor llenara nuestras vidas y aliviara nuestras aflicciones, borrando  nuestros temores. Confiar en Dios con un corazón humilde permite alcanzar la libertad, la paz y la seguridad de superar las dificultades de la vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
es_ES