La Apostasía ¿Habla nuestro texto bíblico de La Apostasía?

Sí, efectivamente la Biblia habla de La Apostasía. En el contexto de la Biblia, el término se refiere al acto de renuncia, abandono o rechazo de la fe cristiana. Un apóstata es una persona que fue previamente identificada como cristiana pero que ha decidido abandonar o desviarse de su fe profesada.

¿Qué es la apostasía?

La Apostasía también es un período de tiempo en que la verdad se borra del contexto en que se encuentra, es la pérdida de la verdad, trata del apartamiento de ella y sus efectos colaterales que han hecho que hoy por hoy aún se puedan sentir.

Cuando Jesucristo estuvo enseñando entre la gente hubo muchos que a pesar de haber creído luego negaron la fe, cayeron en apostasía, se volvieron apóstatas gracias a la presión social, intereses propios, adulaciones hacia otros o sencillamente por manifestar una posición diferente a la que El Salvador estaba enseñando.

Esta pérdida de la verdad puede incluso darse en nuestros días ya que por las mismas razones las personas pueden caer en este fatídico error. Lo que debemos es estar muy atentos a siempre estar conscientes de las verdades eternas que Jesucristo nos ha dejado a través de las escrituras. Él nos bendecirá con suficiente entereza para afrontar los retos de la vida que nos puedan hacer tambalear para que no caigamos en este error.

Lo importante es tener presente que no por estar en una era moderna estamos exentos de sufrir los embates de la apostasía y siempre suplicar a Dios para que honremos sus verdades y las acojamos en el corazón con valentía y determinación.

¿Qué dice la Biblia sobre este tema?

En la Biblia, encontramos ejemplos de apostasía en el Antiguo y Nuevo Testamento. La Palabra de Dios también nos advierte claramente sobre los apóstatas y su posible influencia en la iglesia.

la apostasia

La carta del apóstol Judas es excelente para describir a los apóstatas. No solo eso, sino que en esa carta, el apóstol Judas también aprovechó la oportunidad para exhortar expresamente a la iglesia cristiana a no ser engañados.

Dice en Judas 10: 17-19: Queridos hermanos, ¿recuerdan el mensaje previamente anunciado por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo? Ellos les dijeron: “Al final habrá burladores que vivirán según sus propias vidas impías.” Estos son hombres inicuos, guiados por sus propios instintos, porque no tienen el Espíritu Santo.

En Judas 20-21 dice: Por otro lado, queridos hermanos y hermanas, manténganse amando a Dios, edifíquense sobre la base de la fe más sagrada y oren en el Espíritu Santo, mientras que al mismo tiempo deben esperar la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para darles la vida eterna.

Algunas escrituras con advertencias nos enseñan de la apostasía. Por ejemplo, 1 Timoteo 4: 1-2 dice, El Espíritu Santo dejó en claro al Apóstol Pablo que al final, algunas personas abandonarán su fe y seguirán la inspiración engañosa y las doctrinas demoníacas. Tal enseñanza proviene de mentirosos hipócritas, que tienen la conciencia fría.

El Espíritu Santo le reveló cosas importantes a Pablo, y él le escribió a su hijo espiritual Timoteo y se lo contó. Le advirtió sobre lo que estaba a punto de suceder. Habrá personas que abandonen su fe (apostasía) para seguir doctrinas engañosas y demoníacas. Abandonarán todo conocimiento acerca de Jesús y prefieren seguir a la mentira y el engaño.

Porque ha llegado el momento, ya no tolerarán la sana doctrina, sino que, impulsados ​​por sus propios deseos, se rodearán de sus maestros, quienes les contarán las novelas que quieren escuchar. Dejarán de escuchar la verdad y recurrirán al mito. (2 Timoteo 4: 3-4)

Algunas personas están cansadas de escuchar la verdad del evangelio y recurren a algo más innovador o «exótico». Prefieren dejar de escuchar la pura verdad que conseguimos en la palabra de Dios, porque para ellos, la verdad no es diferente ni emocionante. Buscan cosas nuevas para distanciarse de Dios y de la vida eterna que les ha posibilitado. Tengamos cuidado de no imitar su comportamiento.

En 2 Tesalonicenses 2: 1-3 se nos dice: Hermanos, ahora, con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y nuestro encuentro con él, les pedimos que no pierdan la cabeza y no se escandalicen por ciertas profecías, o lo que se dice que es nuestra información oral o escrita, diciendo: «Ha sido ¡Aquí viene el día del Señor!”. No te dejes engañar de ninguna manera, porque primero debe haber resistencia a las cosas de Dios, y debe haber gente mala, saboteadores naturales.

Pablo nos animó a Tesalónica y a nosotros a estar atentos y a comprender plenamente la palabra de Dios. Esta es nuestra firme posición contra los que llegan con palabras engañosas. Antes de la segunda venida del Señor Jesucristo y el rapto de la iglesia, habrá una rebelión contra Dios (la apostasía aumentará) y aparecerán personas malvadas (anticristos). Estemos atentos.

En 2 Pedro 3: 15-17 se nos dice: Recuerda, como también le escribió nuestro querido hermano Pablo, la paciencia de nuestro Señor significa salvación, esta es la sabiduría que Dios le ha dado. Mencionó estos mismos temas en todas sus cartas. Sin embargo, hay algunos puntos incomprensibles en ellas, al igual que en otras biblias, ya que la gente ignorante y voluble distorsionó sus proposiciones, tal como lo dice Pedro 2:3:15-17: Por tanto, queridos hermanos, como ya lo sabéis de antemano, estad atentos, no sea que los errores de estos liberales os lleven, y que perdáis estabilidad y caigas.

Pedro habló de aquellos que tenían dificultades para entender las cartas de Pablo. No buscaron la sabiduría de Dios y la guía del Espíritu Santo, sino que se dedicaron a tergiversar la Biblia (interpretarla incorrectamente). Esta actitud abrió la puerta a su caída o apostasía.

Pedro advirtió a los hermanos sobre la importancia de estar alerta y no dejarse llevar por estas personas. Las personas que se llevan por error pierden la estabilidad y caen. Aferrémonos firmemente a la verdad del evangelio. Estudiemos la Biblia y pidamos al Señor que nos llene de sabiduría de Él.

Jesús explicó acerca de la Apostasía

En el capítulo 24 del Evangelio de Mateo, Jesús advirtió a sus discípulos sobre los eventos que sucederían antes del fin del mundo. Les habló de guerras, hambrunas, terremotos, destrucción y persecución de los descendientes de Dios. Les dijo: «Tengan cuidado, que nadie los engañe» (Mateo 24: 4).

En ese momento, muchas personas se apartarán de la fe. SE traicionarán y odiarán unos a otros. Un gran número de falsos profetas aparecerán y engañarán a mucha gente. Habrá tantos males que el amor de muchas personas se enfriará, pero el que se mantenga firme hasta el final se salvará. (Mateo 24: 10-13).

Vemos que advirtió contra la apostasía en particular. Al final, muchas personas no podrán soportar las dificultades causadas por la persecución y decidirán renunciar a su fe. ¿El desafío que Jesús presentó a los discípulos y a cada uno de nosotros? ¡Mantenernos firmes! El que persevere hasta el fin, se salvará.

Judas nos enseña en cuanto a las características de los apostatas

La breve carta del apóstol Judas nos brinda algunas pistas sobre las características que podemos encontrar entre los apóstatas. Echemos un vistazo a lo que mencionó y cada versículo de referencia.

1.- El hombre despiadado y libertino niega la majestad de Jesús (Judas 4)

El problema es que algunas personas que han sido condenadas durante mucho tiempo cuelan entre ustedes. Son malvados, convirtiendo la gracia de nuestro Dios en libertinaje, negando a nuestro único monarca y Señor Jesucristo.

Son gente astuta, se infiltran poco a poco entre los hermanos y son muy cautelosos. ¿Su misión? Atraer personas para que abandonen doctrinas razonables, especialmente la verdad sobre la gracia de Dios mostrada por Jesús. Llevan la gracia a tal extremo que todo pareciera estar permitido. El extremismo sobre la gracia les hace negar fundamentalmente la necesidad de Jesús como Salvador y Señor.

2.- Usan su cuerpo para hacer lo que quieran, se rebelan contra la autoridad y no respetan a las criaturas espirituales. (Judas 8)

De manera similar, estas personas, impulsadas por delirios, contaminan sus cuerpos, desprecian la autoridad y maldicen los cuerpos celestes.

Sus vidas están básicamente dominadas por el deseo sexual. Usan sus cuerpos para hacer lo que quieren y se dejan impactar por sus emociones. Desprecian toda autoridad humana o divina porque piensan que ya lo saben todo y son los únicos dignos de liderazgo. Tienen tanta confianza en sí mismos que ignoran la posibilidad de que Dios pueda advertirlos o ayudarlos a través de sus ángeles, o que el diablo pueda tratar de seducirlos y confundirlos a través de demonios.

3.- No respetan el comportamiento de los cristianos, buscan sus propios intereses, son inconstantes y no dan fruto.

Estas personas son un peligro potencial: convertirán tu celebración del amor fraternal en una fiesta sin respeto. Solo buscan sus propios intereses. Son nubes sin agua, arrastradas por el viento. Son árboles sin fruto. Ambos murieron y fueron desarraigados. (Judas 12)

Se burlan que el comportamiento de los cristianos deba distinguirse y tratan de inducir a otros a imitarlos. Intentan obtener sus propios beneficios de todo y de todos, independientemente del daño que causen a los demás. No tienen contenido sustancioso y no son confiables. Finalmente, son mentalmente estériles.

4.- Se quejan, se enojan y critican.

No saben cómo controlar su pasión, son arrogantes. Estas personas se quejan y son quisquillosas. Son engañados por su propia pasión, gritan y elogian a los demás por su beneficio. (Judas 16)

Son arrogantes y se creen con derecho a quejarse y a criticar todo. También son muy impulsivos y se enojan fácilmente. En cualquier caso, sus palabras muestran el verdadero estado de su corazón, la arrogancia y el deseo de obtener una ventaja.

5.- Están gobernados por pasiones impías, que causan divisiones, sin el Espíritu Santo.

Ellos les dijeron: “Al final habrá burladores que vivirán según sus propias vidas impías.” Estos son guiados por sus propios instintos, porque no tienen el Espíritu Santo. (Judas 18-19)

Judas recordó a sus lectores que los apóstoles habían advertido a los apóstatas que habían traicionado y se habían burlado de los que vivían para agradar a Dios. La iglesia debe ser muy cautelosa con aquellos que viven con pasión, incluso si van en contra de la voluntad de Dios, deben hacer lo mejor que puedan.

Estas personas efectivamente causan divisiones al aplicar presión a fin de obligar a otros a «soltarse». Hacen esto porque viven bajo el mando de deseos incontrolados y no están llenos del Espíritu Santo de Dios.

Ejemplos bíblicos de apostasía

El pueblo de Israel

Tal como lo relata Éxodo 32:1, cuando los israelitas vieron que Moisés no había bajado de la montaña, fueron a Aarón y le dijeron: Debes hacernos dioses que marchan, porque Moisés nos sacó de Egipto, ¡no sabemos qué le podría pasar!

Luego, el Señor resucitó a los líderes y los liberó del poder de esos invasores. Pero ellos no escucharon a estos líderes, sino que sucumbieron a otros dioses y los adoraron, prostituyéndose así. Pronto se apartaron del camino seguido por sus antepasados, el camino de la obediencia a los mandamientos del Señor. (Jueces 2: 16-17)

Saúl

La palabra del Señor llegó a Samuel: «Lamento haber hecho rey a Saúl porque me dejó y no siguió mis instrucciones». (1 Samuel 15: 10-11)

Muchos discípulos de Jesús

Muchos de sus discípulos escucharon su voz y dijeron en voz alta: «Este tipo de enseñanza es muy difícil, ¿quién puede aceptarla?» (Juan 6:60)

Desde entonces, muchos de sus discípulos lo abandonaron y dejaron de caminar con él. (Juan 6: 66)

Algunos miembros de la iglesia de Galacia

Para mi sorpresa, dejaste al hombre que te llamó por la gracia de Cristo tan pronto y continuaste predicando el evangelio. No es que haya otro evangelio, pero algunas personas han sembrado el caos entre ustedes y quieren distorsionar el evangelio de Cristo. (Gálatas 1: 6-7)

Aferrarte a Jesús es crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. ¡Gloria a él por siempre! Amén. (Pedro 2: 3: 18).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies