Josué: esfuérzate y se valiente

Acerca de Josué

Su verdadero nombre fue Oseas y fue renombrado por Mois√©s como Josu√©, que significa Salvaci√≥n. Para ese entonces, Mois√©s cumpl√≠a m√ļltiples funciones en beneficio del pueblo de Israel pero esencialmente era el hombre m√°s cercano a Dios, con quien hablaba directamente como su amigo. Habiendo cumplido todas sus misiones y viendo la proximidad del fin de su existencia terrenal, Dios inspir√≥ a Mois√©s para que eligiera a Josu√© como su sucesor.

Josu√© fue instruido y ense√Īado por Mois√©s, quien adem√°s le trasmiti√≥ todos sus poderes para que tuviese la capacidad de continuar guiando al pueblo de Israel. Josu√© era poseedor de una gran humildad y respet√≥ siempre la autoridad de Dios, lo cual facilit√≥ el aprendizaje de las ense√Īanzas trasmitidas a trav√©s de Mois√©s.

Josué Profeta

Es uno de los profetas m√°s notables que se conoce, siendo reconocido y venerado por tres importantes religiones como son el Islam, el Juda√≠smo y el Cristianismo. Fue seleccionado junto con once personajes m√°s, como emisarios secretos para conquistar la regi√≥n de Cana√°n y en medio de las luchas enfrentando la oposici√≥n del pueblo, √©l y su compa√Īero Caleb fueron los √ļnicos en mantener su confianza en Dios.

Esta fidelidad y su demostrada humildad hicieron que Dios lo eligiera, ordenando a Mois√©s a separarlo como l√≠der de Israel, orden√°ndole que lo hiciera a trav√©s de la imposici√≥n de manos (N√ļmeros 27:18-23). Con estas bendiciones, Josu√© se hizo part√≠cipe de una preparaci√≥n espiritual y de revelaciones directas por parte de Dios (Deuteronomio 31:14, 23; Josu√© 1:1-9).

A partir de allí, Moisés exhortó a Josué a estar en disposición de ser el guía de Israel, ya que le correspondía introducirlo en Canaán, una vez que Moisés no estuviera. Cuando esto sucedió, el pueblo de Israel siguió a Josué como su líder (Deuteronomio 34:9).

Los temores de Josué

Se narra que Josu√© fue un buen soldado y guerrero, que fue una especie de lugarteniente de Mois√©s, demostrando siempre lealtad y valent√≠a. Sin embargo, en cuestiones divinas se piensa que lleg√≥ a demostrar temores ante la importancia y trascendencia de los papeles que le correspond√≠a desempe√Īar.

Es posible que esos temores pudieron deberse a varias causas, entre las cuales se pueden inferir las siguientes: ¬Ņpensaba que nunca podr√≠a cumplir las funciones que hab√≠a realizado Mois√©s, al menospreciarse al lado de √©ste?; ¬Ņcre√≠a que las dificultades que deb√≠a afrontar como gu√≠a eran demasiadas para su capacidad como hombre?; ¬Ņconsideraba que no obtendr√≠a el reconocimiento del pueblo que se le asignaba liderar?

Sin embargo, él puso su confianza en Dios y obedeció todos sus mandatos. Esto le confirió toda la valentía necesaria para continuar su tarea, aun en medio de sus temores, demostrando con eso que ante el temor no se puede ser cobarde, sino que se debe hacer uso de gracias dadas por Dios, como son el amor, el poder, el desprendimiento de los apegos materiales y el dominio de nuestros defectos.

Escogencia de Josué como líder del pueblo de Dios

Josué fue escogido, más que por el propio Moisés, por el mismo Dios como sucesor de aquel para asumir la función de conductor espiritual del pueblo de Israel. Esta escogencia fue propiciada por diversas características que definían la personalidad de Josué. Entre estas pueden ser mencionadas las siguientes.

Demostró saber estar bajo la autoridad de otras personas siendo un verdadero discípulo para el aprendizaje espiritual, sin imponer sus propios criterios y actuando con la mayor paciencia; desde joven fue responsable lo cual garantizaba que sería un líder confiable; a pesar de sus temores, siendo un guerrero, poseía valentía; sabía cuáles eran las necesidades de su pueblo.

Lo m√°s importante, era un hombre que aprendi√≥ a tener gran confianza en Dios, lo cual le fue retribuido llen√°ndolo con el Esp√≠ritu divino para que siempre actuara de acuerdo a los designios del Se√Īor.

Todo lo anterior hace que Josué fuera la persona ideal para suceder a Moisés, ya que supo interpretar y hacer buen uso de las bendiciones de Dios hasta llevar al pueblo de Israel a la Tierra prometida.

Josué esfuérzate y se valiente

En Josu√© 1:9 se lee: ‚ÄúEscucha lo que te mando: Esfu√©rzate y s√© valiente. No temas ni desmayes, que yo soy el Se√Īor tu Dios, y estar√© contigo por dondequiera que vayas‚ÄĚ. Parece que estas palabras fueron pronunciadas por Dios previo a que se iniciara la entrada del pueblo a la Tierra prometida, que hasta ese momento estaba ocupada por gente belicosa y fuerte. Por otra parte, el pueblo de Israel tampoco era f√°cil y que habi√©ndose revelado antes contra Mois√©s con m√°s raz√≥n podr√≠a desobedecerle a Josu√©. Este debi√≥ sentir o manifestar verdadero temor ante la empresa que le correspond√≠a emprender y bien pudo pedir ayuda divina, o bien Dios con su sabidur√≠a le habl√≥ pidi√©ndole que se esforzara, que fuera valiente y que √Čl estar√≠a a su lado, sin abandonarlo.

En esas palabras Dios le pide que ponga toda su confianza en √Čl, que tenga fe. En ning√ļn momento le sugiere que haga uso de sus cualidades como persona o como guerrero, simplemente ante una actividad tan compleja y dif√≠cil, debe actuar con toda la confianza puesta en Dios, sabiendo que nunca ser√° abandonado por √Čl. Por eso Josu√© contin√ļa con su misi√≥n de conquistar la Tierra prometida para Israel, con la seguridad y certeza que lo conseguir√°.

¬ŅDebemos esforzarnos y ser valientes?

La experiencia vivida por Josu√© es de gran ense√Īanza para los creyentes. A todos se nos presenta en un momento dado, la necesidad de adoptar fuertes y decisivas responsabilidades bien sea en nuestra familia, en el trabajo o con uno mismo. Estas luchas solo podr√°n ser ganadas, si se hacen con la ayuda de Dios, quien nos ha prometido, y siempre cumple sus promesas, estar a nuestro lado si confiamos y tenemos fe en √Čl, d√°ndonos fuerzas y valent√≠a para enfrentar las dificultades.

Reflexionando sobre los pasajes de Josu√©, se puede tener la ilimitada confianza de tener la asistencia de Dios cuando se nos presentan problemas que son irresolubles para el ser humano, lo cual debe hacerse con la suficiente humildad de reconocer nuestras limitaciones como humanos y que todo debe suceder de acuerdo a la voluntad del Se√Īor.

Se debe adquirir el compromiso de vivir seg√ļn las ense√Īanzas y mandatos divinos, sabiendo que nunca estaremos exentos de vivir dificultades y problemas, como le sucedi√≥ a Josu√©, pero que en medio de ellos nos sentiremos apoyados por Dios, quien nos ayudar√° a salir vencedores.