Devocional Diario

Un devocional diario es la oportunidad especial que cada día podemos consagrar para rendir alabanzas y devociones a Dios. Realmente es muy importante establecer un momento de meditación sincera y enfocar nuestros pensamientos al Señor diariamente. Es un momento sencillo que nos permite desarrollarnos, crecer y descubrirnos espiritualmente. Se puede obtener al dedicar un momento cada día en el lugar de tu preferencia y así lograr esa conexión espiritual que deseas.  Durante el devocional diario podrás leer pasajes de las escrituras y hacer una reflexión interna de lo que leíste. Al hacerlo, meditarás sobre lo que has aprendido al leerlos y encontrar la manera de cómo aplicarlas en tu vida de una manera positiva. Luego para cerrar este momento de reflexión puedes orar y expresar tus sentimientos al Señor acerca de lo que acabas de leer.

Manera correcta de realizar tu devocional diario

1.- Puedes elegir un instante y lugar específicos, que sean de tu total preferencia. Te aconsejamos dejar de lado todos tus quehaceres diarios para así obtener un momento de intimidad de mayor calidad, un tiempo para estar con Dios a solas.

2.- Luego leer un versículo o un bloque de ellos de las sagradas escrituras con especial atención, desarrollando sentimientos, haciendo caso a la guía divina de Dios para lograrlo.

3.- Reflexiona y desea comprender lo que has leído y pregunta a Dios en oración qué propósito tiene para ti haber leído lo que leíste. Si lo deseas puedes tomar notas para no olvidar estas impresiones.

4.- Pon en práctica todo lo que has aprendido por medio de estos versículos de la Santa Biblia.

5.- Lleva este conocimiento a otras personas, comparte lo que has aprendido. Compartir lo que has descubierto con alguien más te hace interactuar con otros y dar a conocer lo especial que ha sido tu experiencia en tu devocional diario.

No dejes de lado nunca la trascendencia que tiene en tu vida vivir la palabra de Dios y compártela con aquellos que quizás desean un momento de solaz para sus vidas también.

A continuación te damos un ejemplo para que puedas iniciar tu proceso y así fomentar el devocional diario en tu vida.

Supongamos que para el día de hoy deseas fortalecer tu relación con Dios a través de versículos de la biblia. Una de las enseñanzas más sublimes y especiales que contiene la biblia es cuando Jesús oró en el monte Getsemaní. Este momento histórico refleja el amor que Jesús sintió por cada uno de nosotros.

Jesucristo se tomó el tiempo para orar por ti

En Juan 17:20-21 Jesús nos dice: “Mas no ruego solamente por estos, sino también por los que han de creer en mí por las palabras de ellos; para que todos sean uno, como tú oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste”.

A pocas horas que Jesús se sacrificara por nosotros en la cruz, el tomó el pan y el vino con sus discípulos, les lavó los pies y les dio fortaleza para que pudieran resistir lo que pronto iba a suceder. En el evangelio según Juan se detallan los pormenores de estos últimos momentos y las grandes lecciones que Jesús manifestó antes de su arresto y posterior sacrificio en la cruz.

Jesucristo oró por ti, por mí, incluso por Él mismo, por todos los creyentes en el mundo entero. Clamó por el género humano, por todos los religiosos, solicitó a Dios unidad entre la raza humana y que todos se acordaran de Dios y de Él de la misma manera que Él los recuerda. El objetivo principal de esta experiencia fue salvar a todos los hombres y que fueran uno con Dios y con Él.

Debemos ser parte de la oración de Jesucristo

Debemos orar con espíritu de gratitud por el sacrificio que Jesús hizo por todos los creyentes del mundo. Debemos tratar de establecer una buena relación con Dios y con las demás personas que conocemos. Siempre busca desarrollarte en el conocimiento y en la gracia de Dios por medio del estudio constante de las escrituras y participando activamente en la iglesia.

De la misma manera es importante estar en paz con tus hermanos en la fe. Debes buscar la comunión con tu iglesia más cercana y participar de sus reuniones de forma regular. Pide perdón si en alguna ocasión has faltado a alguien, pedir disculpas puede sanar heridas y mejorar tu relación con Dios. Participa con más fervor en las actividades cristianas de tu comunidad, pídele al Señor unión en todas tus relaciones con tus hermanos y pide con fervor que las diferencias sean disipadas y retiradas de tu entorno.

Dependemos totalmente de Dios y necesitamos su divina ayuda para solventar los problemas de la vida. Nuestra vida en Cristo es una constante lucha diaria, no podemos conquistar nuestras metas solos. Siempre necesitaremos de la ayuda de Dios y es aquí donde radica la importancia de orar y estar en comunión con Él para así mantenernos en la senda correcta. Ora por tus amigos para que siempre puedan estar unidos en las mismas batallas y no solamente en los tiempos felices.

Pedir al Señor en oración debe ser un ejercicio diario, un ejercicio de humildad. Reconoce que a nada se puede llegar solo en la vida. Aceptar su ayuda, nos convierte en seres llenos de humildad y nos hace proveernos de victorias internas, no serás derrotado con facilidad si siempre recurres a Dios en oración. El apóstol Pablo pedía constantemente a sus conciudadanos que oraran por él. Pablo sabía que pelear la buena batalla era también pelearla todos juntos, que el crecimiento espiritual a veces es un trabajo en equipo.  

Esperamos que todos estos consejos y maneras de hacer tu devocional diario puedan ayudarte a fin de que te acerques a Dios todos los días. Las reflexiones aquí planteadas solo sugieren una manera de hacerlo, sin embargo eres tú quien por medio de tu propia iniciativa y mediante el uso de estos consejos quien puede tener un momento de intimidad con Dios eficaz y así obtener ayuda y desarrollo espiritual.