C√≥mo ser entusiastas en medio del Covid-19 seg√ļn La Biblia

En las √ļltimas semanas y meses debido a la situaci√≥n mundial de pandemia, hemos experimentado muchos movimientos. Nos sorprendi√≥ la r√°pida expansi√≥n del coronavirus (Covid-19). Lleg√≥ y nos cambi√≥ la vida diaria con todas las medidas de aislamiento que se implementaron en muchos pa√≠ses. No podemos salir tan f√°cilmente en ning√ļn momento ni a ning√ļn lugar y menos a√ļn encontrarnos. ¬°Debemos mantener la distancia para protegernos unos a otros! ¬ęQu√©date en casa¬Ľ es la frase de todos los d√≠as. ¬°Y por una buena raz√≥n!

A pesar de la distancia, ¬Ņc√≥mo podemos unirnos para edificarnos como iglesia, como hijos de Dios? El hecho de que no podamos reunirnos bajo el mismo espacio no significa que no podamos animarnos unos a otros. ¬°De ning√ļn modo! Gracias al avance de la tecnolog√≠a, podemos y debemos mantenernos en contacto y animarnos. ¬ŅC√≥mo lo hacemos?, a trav√©s de La Biblia.

Vers√≠culos sobre la capacidad de Jes√ļs para curar todas las enfermedades

Dios prevalece sobre cualquier enfermedad, esta es una de las certezas que poseen sus hijos. Nunca ha habido ni habr√° una enfermedad o epidemia m√°s poderosa que nuestro Dios. ¬°No tengamos esto en duda, jam√°s!

Uno de los nombres de Jes√ļs El Salvador es Jehov√° el Se√Īor Sanador. Nuestro Dios es un Dios que sana toda herida y enfermedad. Leemos en √Čxodo 15:26 que ¬ęYo soy Jehov√° para restaurar la salud¬Ľ. Por eso, cuando acudimos a √©l para pedirle salud f√≠sica, emocional o mental, podemos estar completamente seguros de que as√≠ va a ser.

Cuando Jes√ļs serv√≠a a las personas que lo segu√≠an, la curaci√≥n era una parte importante de su ministerio. Jes√ļs san√≥ a muchas personas de muchas enfermedades y lo hemos visto en muchos vers√≠culos b√≠blicos que tratan sobre el poder sanador de Jesucristo.

Jes√ļs sirvi√≥ para sanar desde el principio

Jes√ļs viaj√≥ por toda Galilea, ense√Ī√≥ en las sinagogas, proclam√≥ las buenas nuevas de gozo del reino y cur√≥ todas las enfermedades de la gente. Su reputaci√≥n se extendi√≥ por toda Siria y a todas las personas que padec√≠an diversas enfermedades, que sufrieran fuertes dolores, que poseyeran malos esp√≠ritus, epilepsia y par√°lisis las llevaban ante √©l y √©l las curaba tal como lo dice Mateo 4: 23-24.

Cuando Jes√ļs emprendi√≥ su ministerio p√ļblico, no solo se dedic√≥ a ense√Īar y predicar las buenas nuevas de paz de su evangelio. Tambi√©n cur√≥ diversas enfermedades, dolores, condiciones f√≠sicas o mentales. Su ministerio inclu√≠a tanto la difusi√≥n del evangelio como el servicio a los enfermos. √Čl hizo esto por toda la regi√≥n de Galilea y su reputaci√≥n se extendi√≥ r√°pidamente.

La gente se dio cuenta de que ten√≠a un poder real, pose√≠a un real sacerdocio para sanar al alma y al cuerpo enfermo. Por eso, le trajeron personas que sufr√≠an enfermedades f√≠sicas y aquellas que necesitaban liberaci√≥n espiritual. Jes√ļs mostr√≥ que ten√≠a el poder de sanar el cuerpo herido y liberar a las personas de la opresi√≥n maligna.

Vale la pena meditar: ¬ŅHay algo que me haga sentir inc√≥modo hoy? Ora a nuestro Padre Celestial en el nombre de nuestro Salvador Jesucristo. √Čl siempre tendr√° la mejor medicina para ti.

Jesucristo es el Mesías prometido

En Jes√ļs, se cumpli√≥ la profec√≠a del Antiguo Testamento sobre el advenimiento de un Mes√≠as. Sus santos profetas declararon que el Mes√≠as traer√≠a salvaci√≥n y sanidad. Isa√≠as un profeta del Se√Īor Jesucristo predijo lo que suceder√≠a cuando llegara el Mes√≠as en Isa√≠as 35:5-6: Entonces los ojos de los ciegos se abrir√°n y los o√≠dos de los sordos quedar√°n expuestos. Las personas con pies perezosos saltar√°n como ciervos y las lenguas mudas gritar√°n de alegr√≠a. Porque el agua correr√° en el desierto y en la tierra seca. ¬°Esto es lo que sucedi√≥ con exactitud durante el ministerio de Jes√ļs!

Jes√ļs recorri√≥ las sinagogas de todos los pueblos y aldeas, predic√≥ las buenas nuevas del reino y cur√≥ todas las enfermedades como lo dice en Mateo 9:35.

En todos los lugares donde Jes√ļs camin√≥, proclam√≥ el mensaje de salvaci√≥n, que permiti√≥ a las personas la posibilidad de recuperar sus almas y tambi√©n permiti√≥ que los enfermos fueran sanados independientemente de su enfermedad. Jes√ļs nunca dijo ¬ęEst√° bien, esto es demasiado serio¬Ľ o ¬ęEsto es muy dif√≠cil¬Ľ. ¬°No! No dej√≥ que ning√ļn tipo de enfermedad o su gravedad lo imposibilitaran. ¬°Jes√ļs incluso resucit√≥ a los muertos! Tal como se relata en Lucas 7: 11-17 y en Mateo 9: 18-26. ¬ŅHas visto alguna vez una enfermedad peor que la muerte?

Vale la pena meditar: Lleva tus problemas ante el Se√Īor, no te dejes amedrentar por su grandeza o dificultad. Recuerda que sirves al Dios Todopoderoso. En cada situaci√≥n, siempre quiere ofrecernos algo o hacer algo por cada uno de nosotros.

Las sanaciones de Jes√ļs glorifican a Dios

Jes√ļs no curaba por curar, ni aspiraba fama y mucho menos reconocimiento. Despu√©s de que Jes√ļs san√≥, ¬°la gente alababa a Dios! Lo vimos curar diversas enfermedades y afecciones: cojeras, ceguera, par√°lisis, personas mudas, etc. En muchos casos cur√≥ a todas las personas presentes pero siempre se asegur√≥ de que la gloria fuera para Dios el Padre.

Como relata Mateo 15:29-31 Jes√ļs sali√≥ y lleg√≥ a la orilla del mar de Galilea. Luego subi√≥ a la monta√Īa y se sent√≥. Un gran grupo de personas se acerc√≥ a √©l, sujet√°ndose a sus pies, entre ellos los ciegos, los discapacitados, los mudos y muchos otros y los puso cerca de √Čl. √Čl los san√≥. La gente se sorprende al ver a los mudos hablar, a los discapacitados recuperando la salud y a los ciegos ver. Alabaron al Dios de Israel.

Las personas que segu√≠an a Jes√ļs no eran ¬ęcristianas¬Ľ ni seguidores de √Čl. Eran todo tipo de personas que viv√≠an en el campo, en los pueblos. Se enteraron de Jes√ļs y de los milagros que hab√≠a hecho y corrieron hacia √©l. Por supuesto, algunas personas ya cre√≠an que Jes√ļs era especial y quer√≠an escuchar de sus ense√Īanzas, pero la mayor√≠a eran paganos. Sin embargo, despu√©s de ver el poder sanador de Jesucristo en acci√≥n, ¬ęalabaron al Dios de Israel¬Ľ y muchos se convirtieron.

Vale la pena meditar: Dale siempre la gloria a Dios en tu vida y a tus propias circunstancias. Que siempre mires a Dios, su amor y su compa√Ī√≠a. Recuerda lo que ha hecho por ti, fortaleciendo as√≠ tu fe.

Cuando nos acercamos a Jes√ļs, el poder fluye

La Biblia menciona que algunas personas fueron curadas de enfermedades de a√Īos¬†con solo tocar el borde del manto de Jes√ļs. ¬ŅSu manto era milagroso? ¬°No! Un poder milagroso fluy√≥ de Jes√ļs a quienes se le acercaron y tocaron su manto buscando renovar su salud, ¬°su fe era extremadamente grande en √Čl!

Tras cruzar el lago, desembarcaron en Genesaret. Los habitantes de ese lugar conocieron a Jes√ļs y difundieron la noticia. Trajeron a todos los enfermos a √©l, rog√°ndole que les permitiera incluso solamente tocar el borde de su manto y los que lo tocaron sanaban tal como se relata en Mateo 14: 34-36.

Curiosamente, Jes√ļs les permiti√≥ acercarse a √©l y no oblig√≥ a la gente a mantener la distancia. ¬°Todo lo contrario! Que se acerquen y se curen. ¬°Aprendamos de ellos! Acerqu√©monos a Jes√ļs con nuestras aflicciones y coloquemos a las enfermedades y las dolencias a los pies de Jes√ļs. √Čl abre sus brazos, dispuesto a aceptarnos y obrar en bien de nosotros.

Vale la pena meditar: busca la presencia del Se√Īor y recibe todo lo que √Čl quiere darte. Recuerda, su presencia es suficiente para restaurar tu fuerza. ¬°Disfruta de esta especial experiencia!

Papel protagónico de la iglesia hoy día

En Jerem√≠as 17:14 se nos dice que en el Se√Īor seremos sanados y salvados porque √Čl es nuestra alabanza.

Luego de que Jes√ļs resucit√≥, antes de ir al cielo, autoriz√≥ a sus disc√≠pulos y les dijo lo que quer√≠a que hicieran. Predicar√°n el evangelio y las buenas nuevas de gozo a todo el mundo. Siguiendo Su consejo, les asegur√≥: que estar√≠an llenos de poder y har√≠an grandes cosas y se√Īales en su nombre.

Estas se√Īales acompa√Īar√°n siempre a los que crean: en mi nombre, expulsar√°n demonios, hablar√°n nuevas lenguas, tomar√°n entre sus manos serpientes y cuando beban algo venenoso, no les har√° da√Īo. Pondr√°n sus manos sobre el enfermo y luego se recuperar√°. (Marcos 16: 17-18)

Una de estas se√Īales es poner las manos sobre los enfermos y verlos recuperarse. Como iglesia de Cristo, se nos pide que oremos por los enfermos y que tengamos la esperanza de que Dios actuar√° de acuerdo con Su voluntad.

¬ŅNos sanar√° Dios siempre?

No, Dios no necesariamente siempre sana. √Čl sabe por qu√© se puede curar o por qu√© no se puede curar. √Čl es el Rey y conoce el mejor camino en cada situaci√≥n. No debemos entender los pensamientos o acciones de Dios. Pero podemos creer que en todas las cosas tiene planes humanos y grandes deseos: que nosotros obtengamos su amor y redenci√≥n.

Por eso eligió irrumpir en nuestras vidas de una manera diferente. A veces, traerá recuperación física y a veces nos hará sentir en paz y nos hará sentir su abrazo de una manera especial. Pero en cualquier caso, podemos creer que nunca nos dejará solos. No olvidemos nunca que cuando disfrutemos del cielo nuevo y la tierra nueva, estaremos completamente recuperados de toda pena y aflicción. Apocalipsis 21: 4 dice: Dios enjugará toda lágrima de tus ojos. Porque lo primero ya no existirá, no habrá más muerte, llanto, lamentos ni dolor.

Aseg√ļrate de tener a Jes√ļs como tu Se√Īor y Salvador. A trav√©s de √Čl, recibir√°s la curaci√≥n m√°s importante, la que te permitir√° el perd√≥n de tus pecados y la vida eterna.

En 1 Tesalonicenses 5:11 tenemos un buen pasaje de las escrituras para encontrar ideas que animen y bendigan a nuestros hermanos en la fe. Son conceptos f√°ciles de aplicar en momentos inciertos de nuestra vida: ‚Äúpor eso an√≠mense y edif√≠quense unos a otros tal como lo vienen haciendo‚ÄĚ.

Lo importante es que ante cualquier situaci√≥n, debemos dar prioridad a llenarnos de la paz del Se√Īor. En Dios, podemos renovar nuestra mente y nuestro coraz√≥n para ver esta situaci√≥n desde otro √°ngulo. Ahora bien, ¬Ņc√≥mo podemos obtener esto? ¬ŅC√≥mo ¬ęllenamos nuestra bater√≠a¬Ľ emocional y espiritualmente para que podamos ser una bendici√≥n para los dem√°s?

Tips para ser m√°s entusiastas en tiempos de pandemia

Una vez que ya sabemos la parte doctrinal que Jes√ļs nos dej√≥ para darnos esperanza en tiempos dif√≠ciles es importante practicar sus ense√Īanzas. A continuaci√≥n te brindamos algunas ideas para que puedas cultivar un esp√≠ritu positivo y entusiasta en tiempos de Covid-19.

Animarnos unos a otros es la clave tal como dice Colosenses 3:16: Que la paz de Cristo gobierne tu corazón y sean llamados como uno solo. Sean agradecidos. Que las palabras de Cristo llenen tu vida con toda su riqueza. Canten salmos, himnos y cánticos espirituales a Dios con sincera gratitud.

Pasar tiempo en oración a Dios

Usa esta temporada para pasar m√°s tiempo orando a Dios, orando por el mundo y aceptando todo lo que √Čl quiere darte. En los √ļltimos a√Īos, ¬Ņcu√°ntas veces has corrido al trabajo o has llevado a tus hijos a la escuela sin tener tiempo para dialogar con Dios antes? En estos tiempos de aislamiento social, toma la decisi√≥n de restaurar tu relaci√≥n con nuestro Padre Celestial.

Sumérgete en el estudio de la Biblia y busca las instrucciones de Dios

Trata de leer la Biblia todos los días y si es posible, realiza estudios especiales sobre la Biblia para aprender sobre la confianza en Dios, la curación, el poder de Dios o algunos otros temas que desees. En este tiempo incierto, permite que el Espíritu Santo te hable de una manera especial para renovar tu propio espíritu. Dios es fiel y anhela hablar con sus hijos. ¡Que tus oídos estén muy prestos a escuchar su voz!

Cuando fortalezcas tu espíritu, recuerda a las personas que te rodean. Piensa en formas específicas en las que puedas alentar y ayudar a otros durante esta temporada de pandemia, comenzando con tu familia y tus hermanos en la fe, mientras busca oportunidades para bendecir a todos los que lo rodean. Aquí tienes algunas ideas:

Haz una llamada especial a alguien

Hoy en día, casi todo el mundo tiene teléfono, ya sea fijo o móvil. Esta es una de las formas más fáciles de mantenernos en contacto con otras personas y una excelente herramienta que podemos usar para expresar ánimo y manifestar nuestras verdaderas preocupaciones.

Llama a tu familia, a tus hermanos y hermanas en la fe, amigos, vecinos, especialmente a los que están solos, lejos de familiares o muy preocupados por la pandemia actual. Muéstrales que te preocupas y anímalos. Aprovecha esta oportunidad para orar por ellos y orar por la protección y la salud que Dios puede proveerles. Comparte con ellos cómo crees que Dios te ayuda a enfrentar las incertidumbres en tu propia vida. También comparte lo que aprendes de Dios y su amor durante tu estudio personal de las escrituras.

Envía mensajes especiales de aliento

Puedes usar el mismo tel√©fono m√≥vil para enviar mensajes de aliento a tu familia, amigos, vecinos y hermanos en Cristo. Mantente en contacto con ellos. Preg√ļntales si necesitan algo y dentro de tus l√≠mites y posibilidades trata de ayudarlos a encontrar una soluci√≥n a sus problemas. P√≠dele a Dios conocimiento y sabidur√≠a para que siempre pueda proporcionar o escribir las palabras correctas tal como lo dice Colosenses 4: 6.

Cuando leas una frase que te resulte √ļtil, comp√°rtela. Demuestra que tienes un inter√©s real en las personas y quieres ayudarlas a hacer que este momento dif√≠cil sea m√°s soportable. Considera especialmente a los ancianos o aquellos quienes viven solos.

Comparte salmos o vers√≠culos de la Biblia que sean √ļtiles

En lugar de fomentar una atmósfera de miedo que impregne en todas las direcciones, es mejor compartir la palabra de Dios con los demás. Usa tu teléfono o computadora y las redes sociales para realizar tareas alentadoras y edificantes.

En la Biblia, encontramos muchos salmos y escrituras que nos animan y aumentan nuestra fe en Dios. ¬°B√ļscalos! Algunas pasajes que puedes compartir son los siguientes: Salmo 56:3, Salmo 9:9-10, Salmo 23, Salmo 46, Salmo 27, ¬†Salmo 28:6-9, Salmo 91, Salmo 94:17-19, Isa√≠as 41:10, Jerem√≠as 17:7-8, entre muchos otros.

Comparte himnos de fortaleza o c√°nticos de alabanza a Dios

Una idea muy buena tambi√©n se refiere cantar himnos a Dios y que al igual que los vers√≠culos b√≠blicos nos pueden acercar a √Čl. Si consigues un video o escuchas c√°nticos que alimenten el esp√≠ritu comp√°rtelo con otras personas. La m√ļsica es un b√°lsamo que tranquiliza y sosiega el esp√≠ritu y mucho m√°s si son c√°nticos que alaban a Dios.

Organiza una reunión vía online

Organiza con tus seres queridos una reunión online en donde puedan fortalecerse los unos a los otros y puedan darse el ánimo que necesitan porque no sabemos cuándo volveremos a la normalidad. Pero lo que sí sabemos es que como iglesia debemos seguirnos reuniendo y llevando el evangelio a todos los que nos rodean.

Aprovecha los adelantos que la tecnología pone en nuestras manos para mantenernos en contacto. Si entiendes bien de tecnología ayuda a los líderes de tu iglesia a organizar las reuniones virtuales y explica a los demás como unirse a ellas animándolos a ser fieles en su participación.

Convertirse en la sal y la luz de la tierra.

T√ļ eres la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve desaborida, ¬Ņc√≥mo recuperar√° su sabor? Ya no sirve para ninguna cosa, sino para que la gente la descarte y la pisotee. Eres la luz del mundo. Una ciudad en la cima de la monta√Īa no se puede esconder. No se enciende una l√°mpara y se coloca debajo de un almud, sino se coloca en un candelero para iluminar a todos en la casa. Haz brillar tu luz frente a todos para que puedan ver tus buenas obras y alaben al Padre que est√° en el cielo. Mateo 5: 13-16.

Bendice y cuida a los desamparados

Como el mismo Salvador Jesucristo nos ense√Ī√≥ debemos amarnos unos a los otros como a nosotros mismos. Es por ello que practicar la bondad con los dem√°s nos har√° sentir muy bien al mismo tiempo que cumpliremos con este gran mandamiento que Jes√ļs nos dej√≥. La religi√≥n pura y sin m√°cula ante Dios nuestro Padre es esta: estar pendiente de los hu√©rfanos y las viudas para que as√≠ te conserves libre de las manchas del mundo. (Santiago 1:27). ¬°Alza la voz y haz justicia! ¬°Defiende a los pobres y necesitados! (Proverbios 31: 9).

Sé un modelo a seguir para el amor

Queridos hermanos y hermanas, amémonos unos a otros, porque el amor viene de Dios y todo el que ama nace de él y lo conoce. La gente que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. (1 Juan 4: 7-8).

Nadie ha visto a Dios, pero si nos amamos, Dios permanecer√° entre nosotros y su amor se manifestar√° plenamente entre nosotros. (1 Juan 4:12).

Desempe√Īemos nuestro ministerio con mucho amor. ¬°Que Dios sea glorificado en todas las situaciones de la vida! Pidamos su gu√≠a y su consejo para saber c√≥mo seguir siendo la luz y sal de la tierra, llevando sus palabras y su amor a todos con quienes nos topemos. No nos enfoquemos en nosotros mismos, nuestro aislamiento o nuestras propias necesidades. Busquemos estar entre aquellos que se enfocan en los dem√°s, aquellos que extienden una mano de amor y apoyo para servir y ayudar a los dem√°s.

Por supuesto, debido a las restricciones actuales, nuestro enfoque será muy diferente. Por ejemplo, si conoces a un anciano que necesita algo de comer y que esté solo, el día que vayas al supermercado, puedes llamarlo y preguntarle si necesita algo. Si compraste algo para él  (siempre usa guantes desechables cuando compres) al llegar a casa le informas que pondrás cosas frente a su casa y dejarás que él mismo las recoja.

Seamos creativos en estos tiempos inciertos. ¡Debemos seguir trabajando duro! Que Dios te ayude a extender una mano amorosa a muchos otros a través de nosotros que somos su  iglesia.

Cuatro versículos sobre el ánimo mutuo

  1. Anímanos a estar más cerca de Dios y lejos del pecado.

Hermanos, cu√≠dense, no permitan que su coraz√≥n pecaminoso los aleje del Dios viviente. Por el contrario, mientras ¬ęhoy¬Ľ contin√ļe, an√≠mense todos los d√≠as para que ninguno de ustedes se vuelva d√©bil debido al enga√Īo del adversario. (Hebreos 3: 12-13).

  1. Anímanos a creer en nosotros mismos y a fortalecernos

Realmente quiero verte impartir algunos dones espirituales para mejorar tus habilidades. Pero animémonos unos a otros con nuestras creencias comunes. (Romanos 1: 11-12).

  1. Anímanos a amar, hacer buenas obras y reunirnos

Mantengamos nuestra esperanza profesada, porque el leal es el que hace la promesa. Cuidémonos unos a otros para inspirar amor y buenas obras. No detengamos las reuniones como algunas personas están acostumbradas, sino que nos animemos unos a otros y cuando veamos que el día se acerca, debemos animarnos más. (Hebreos 10: 23-25)

  1. Insp√≠rate porque siempre estaremos con Jes√ļs

El Se√Īor mismo bajara del cielo y clamar√° con mandatos, con voz de arc√°ngel y con la trompeta de Dios y los muertos en Cristo resucitar√°n primero. Entonces, aquellos de nosotros que todav√≠a estemos vivos, los que queden, seremos llevados en las nubes con ellos y nos encontraremos con el Se√Īor en el aire. Por tanto, as√≠ estaremos con el Se√Īor para siempre. An√≠mense unos a otros con estas palabras. (1 Tesalonicenses 4: 16-18).

No dejemos que estas pruebas de la vida nos limiten a percibir el gozo de ayudar a los dem√°s y a cumplir con los mandamientos de Dios. Como cristianos sabemos que muchas cosas pasar√°n pero fiel es Dios que no nos probar√° hasta donde no podamos resistir. Sigamos adelante con fe y con buen √°nimo, las bendiciones de Dios nos esperan por servir diligentemente y con la visi√≥n √ļnicamente puesta en glorificar su nombre y cantarle alabanzas para siempre.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies