Cómo enfrentar a los dardos del enemigo de toda rectitud

Hoy d√≠a es muy com√ļn encontrarse con personas que presentan diferentes tipos de problemas, que van desde lo temporal hasta lo espiritual. Si bien cada uno de nosotros naci√≥ con la luz de Cristo o lo que llamamos conciencia el obrar de mala manera no nos puede prevenir de algunos desaf√≠os serios si no hacemos caso de las impresiones que Dios nos d√© a trav√©s del Esp√≠ritu Santo. Los seres humanos enfrentamos cada d√≠a muchas situaciones que nos comprometen a ser cuidadosos en muchas ocasiones debido a la intensidad del da√Īo que pueden causarnos.

Cómo enfrentar a los dardos del enemigo de toda rectitud

Muchas veces le atribuimos esos percances al destino, a los demás e incluso al mismo Dios sin detenernos un momento a meditar de dónde realmente provienen. En las escrituras encontramos un sinfín de ejemplos de personas que por no hacer caso a las impresiones del Espíritu Santo cometieron muchos pecados con consecuencias muy lamentables. No obstante, en las mismas escrituras también conseguimos ejemplos de personas que a través de su obediencia pudieron salir airosas de sus inconvenientes tan solo por ser prudentes y estar protegidas por la armadura de Dios.

Pero, ¬ŅCu√°l es la armadura de Dios? La armadura de Dios son elementos que nos proveen de todo lo necesario para estar protegidos de los dardos del enemigo, tal cual un guerrero que va a la guerra.

En el cap√≠tulo 6 de Efesios que fue escrito por Pablo a los Efesios, en el transcurrir de los vers√≠culos 10 al 18, Pablo trat√≥ de animarlos a mantener una fe firme en el Se√Īor. Debido a que las guerras mentales se lanzan en todo momento, se debe estar en buenas condiciones para protegerse. Estos ataques al esp√≠ritu por parte de Satan√°s, el enemigo de toda rectitud y sus fuerzas del mal pueden hacer que se manifiesten dudas en nosotros para practicar la fe, ser tentados, sucumbir al pecado o sentir que no somos lo suficientemente buenos para hablar y practicar la palabra de Dios.

Pablo explic√≥ c√≥mo la fe es nuestro escudo contra los ataques espirituales, refiri√©ndose a met√°foras que contienen ense√Īanzas poderosas. Describi√≥ la armadura de Dios, que incluye las herramientas que Dios nos dio a todos sus hijos para que pudi√©ramos defendernos y vencer los ataques del mal. Al ponernos esta armadura simb√≥licamente, fortaleceremos nuestra voluntad y a√ļn fortaleceremos nuestra fe frente a un ataque.

Esta armadura es grandiosa, adem√°s, el significado que tienen sus distintas partes no han sido asignadas por accidente, al contrario, cada parte tiene un significado y un valor importantes. Echemos un vistazo m√°s de cerca a esta armadura.

Busquemos el poder de Dios

En Efesios 6:10-13  nos dice:

Ahora, hermanos, busquen el poder de Jehov√° con su poder irresistible. Prot√©jase con toda la armadura que Dios les ha dado para que puedan resistir firmemente el enga√Īo del diablo. Porque no estamos luchando contra el poder humano, sino luchando contra el mal y poderes espirituales del cielo, que tienen mando, autoridad y dominio en el mundo oscuro que nos rodea. Por lo tanto, tomen toda la armadura que Dios les ha dado para que puedan resistir el d√≠a malo y mant√©nganse firmes cuando est√©n completamente preparados.

Lucifer no puede ser derrotado por tu propia fuerza carnal. Dios es el √ļnico que puede darte fuerza y ‚Äč‚Äčpoder para vencerlo. Para obtener el poder del Se√Īor, primero debes encontrarlo, conocerlo internamente y aceptarlo. Lo buscas a trav√©s de la oraci√≥n diaria, leyendo sus escrituras y conociendo sus caminos y tambi√©n cumpliendo sus mandamientos tanto como te sea posible. Si aceptas su doctrina, puedes aceptarlo con fe en tu coraz√≥n.

Los cristianos se enfrentan a un enemigo espiritual, es decir, la lucha es literalmente espiritual. Por lo tanto, las armas utilizadas para la defensa son invisibles y necesitas un suficiente poder espiritual. Satan√°s y las personas malvadas tienen una variedad de armas, comparables a los misiles de guerra, pero la armadura proporcionada por Dios puede hacerte resistir todos estos ataques del maligno.

Este pasaje bíblico muestra claramente que si sigues todas las instrucciones sobre el uso de la armadura expresada en la carta de Pablo a los Efesios, serás firme, sin importar la estrategia que Satanás utilice, porque el bien siempre ganará.

En qué consiste la armadura de Dios

En Efesios 6:14-18 dice:

Por tanto, mantente firme, ci√Īe tu cintura con la verdad, rev√≠stete con la coraza de la justicia y calzados los pies con el evangelio de la paz. Tomad el escudo de la fe y usadlo para extinguir todos los dardos del enemigo. Llevando el yelmo de la salvaci√≥n y la espada del Esp√≠ritu que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oraci√≥n¬† y s√ļplica en el Esp√≠ritu en todo momento, y velando en ello con perseverancia y s√ļplica por todos los santos.

Evidentemente, a este tipo de armaduras no le falta nada, además, las funciones que realizan sus distintas partes no se comparan con cosas materiales que pueden proteger el cuerpo sino con cosas espirituales que pueden proteger nuestro propio espíritu.

Debemos estar ce√Īidos a la verdad

El primer elemento que aparece en la armadura es la verdad. Porque Dios piensa que mentir es contrario a su naturaleza. Por lo tanto, para lograr la santificación y la liberación, debes vestirte de la verdad.

Esta verdad se limita a quienes deciden usarla, lo que no les permite caer en ning√ļn tipo de mentira. Todo el que camina por el camino de la verdad ser√° libre y la verdad tiene poder. La verdad aleja el poder del mal.

En otras palabras, esta forma de expresi√≥n te invita a creer en la verdad hallada en la palabra de Dios y en el proyecto de vida que √©l ha hecho para ti, adem√°s que te debe inspirar a vivir una vida libre de pecado y mentira. Considera que no estar√°s preparado para luchar a menos que no te hayas ce√Īido con la verdad que es la palabra de Dios y su entendimiento.

Debemos vestirnos con la coraza de la Justicia

La coraza puede proteger al guerrero de da√Īos letales en el coraz√≥n y otros √≥rganos vitales. La justicia a la que se hace referencia no es la justicia humana sino la justicia de Cristo que es otorgada por Dios y aceptada por la fe. Esta justicia protege de los ataques de Satan√°s a nuestra mente y protege tambi√©n nuestros corazones. Mientras tengas la seguridad de estar cerca de Dios, es decir, ser justo y fiel podr√°s estar protegido de las acechanzas del enemigo.

Tomemos como ejemplo el pecado de los celos. Hay muchas formas de atacar al espíritu, pero de repente, el ataque puede aparecer en un amigo que tiene mucha popularidad, cosa que no pasa contigo. Ante tal ataque, debes recordar los sacrificios que Cristo hizo por ti y las bendiciones que Dios ha derramado en tu vida, para que puedas superar este sentimiento de celos y amar a los demás tal cual Cristo nos ama.

Debemos calzar nuestros pies con el evangelio de la paz

Si encuentras que tu camino es de vidrio y piedras afiladas y no puedes avanzar porque estás descalzo, en este caso, no podrás ir muy lejos. Por tanto, debes mantener tus pies bien protegidos. Como aquellos que predican el evangelio, debes mantenerte con fortaleza a pesar del sufrimiento que pueda causar esta razón.

Esta declaraci√≥n muestra que ante el ataque de Satan√°s, uno debe estar consciente de las trampas ocultas. Satan√°s es astuto y evitar√° la expansi√≥n del Reino de Dios a toda costa y utilizar√° m√ļltiples obst√°culos para que no se logren los prop√≥sitos de Dios.

Dedicar tiempo a predicar el evangelio puede fortalecer tu espíritu. Deja que su paz llene tu vida y tu corazón al compartir de su palabra y ora para que Dios te dé el valor de ponerte de pie y convertirte en la voz de sus grandes noticias.

Debemos tomar el escudo de la fe

Esta frase te motiva a creer en la palabra de Dios. Esto significa conocer sus palabras, que es una condición necesaria para que florezca la fe. Porque si no crees lo que dice la Biblia, entonces de qué puede aprovecharte. Si crees en lo que Dios dice recibirás una protección similar a un escudo de guerra.

En la tentación, el diablo lanza flechas malignas directamente a tu mente porque esa es la parte central de la razón, es decir, la capacidad de decidir si obedecer a Dios o caer en la tentación  y en el gozo de obedecer a la carne. No olvides que la fe siempre va en contra de los deseos carnales.

Al leer y asimilar la palabra de Dios y dedicarle tiempo a √Čl comprender√°s la palabra de Dios mientras alimentas la fe. Llena tu mente con el conocimiento de la verdad para que sepas qui√©n es Dios y Dios sepa qui√©n eres t√ļ y as√≠ puedas usar la verdad cuando las dudas te ataquen. Por lo tanto, haz que la flecha de la tentaci√≥n lanzada por Satan√°s realmente te rebote.

Debemos usar el yelmo de la salvación

El yelmo es lo mismo que un casco y ayuda a proteger la mente como un casco protege la cabeza. Porque Satanás usa tu mente como un campo de batalla si estás ocupado actualizándolo todos los días con el conocimiento de la palabra de Dios, esto la protegerá del mal. La certeza de la salvación debe ser clara. Mantén la gratitud hacia Dios porque en tiempos de guerra es fácil dudar y creer que no somos capaces de dar la batalla.

Recuerda siempre que puedes ser salvo, Jes√ļs dio su vida por ti. Dios te ama y t√ļ eres su hijo preciado. Bajo la premisa de no desviarte de la verdad y de la palabra de Dios, obedece y conf√≠a en Dios y vive tu propia vida de acuerdo a su voluntad.

La Espada del Espíritu Santo

Con la espada del Esp√≠ritu Santo, enfrentamos al ataque de Satan√°s y √©l es atacado con el poder de la verdad. Esta es la √ļltima parte de la gran armadura, pero no la menos importante, porque viene de Dios, es el Esp√≠ritu Santo quien testifica que sus palabras son reales.

Una vez m√°s, se ilustra la importancia de comprender el camino de Dios. No es solo conocimiento intelectual, sino conocimiento del pensamiento hacia el coraz√≥n. Esta es la mejor arma ofensiva que podemos usar y la √ļnica arma que puede derrotar al enemigo de toda rectitud.

Sin embargo, nadie puede tener la victoria simplemente usando esta espada espiritual sino que debe usar también el resto de la armadura para conseguir la victoria.

Guarda la palabra de Dios en tu corazón y vive de acuerdo con sus principios. Esto te ayudará a luchar realmente contra las mentiras y toda obra injusta.

Ora en todo momento

La oración fervorosa puede ayudarnos a obtener más beneficios de los que esperamos. Las personas que no están acostumbradas a orar deben primero disciplinarse y luego poco a poco el Espíritu aumentará el deseo de orar a solas con más frecuencia.

La oración constante se suma a los tesoros del cielo y gracias a la verdadera presencia de Dios a través de ella, la paciencia y la ternura florecerán naturalmente en tu vida.

Seremos protegidos de los dardos del adversario cuando verdaderamente atesoremos este conocimiento de colocarnos la armadura de Dios todos los d√≠as al empezar un nuevo d√≠a. Como todas las cosas se requieren esfuerzo, disciplina y dedicaci√≥n acompa√Īados de una buena dosis de voluntad genuina para elevarnos por encima de nuestros propios deseos.

Las bendiciones de Dios nos esperan al caminar por sus caminos y por orar continuamente, solo lo que debemos hacer es siempre poner manos a la obra, hacer su voluntad, estar aferrados a su palabra y cumplir sus mandamientos. De esta manera los dardos de Satan√°s no nos tocar√°n porque todo esto forma parte de la preparaci√≥n espiritual que nos toca realizar para no permitir ser da√Īados por sus trampas.

Te alentamos a que puedas seguir sus caminos, colocándote la armadura de Dios para que así puedas protegerte y saber enfrentar a los dardos que te lance el enemigo de toda rectitud.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies